10 mayo 2019

Contar en casa con una instalación eléctrica en buen estado es esencial, ya que de lo contrario pueden producirse apagones o cortocircuitos o incluso accidentes más graves, como incendios.

En principio, lo aconsejable es revisar la instalación eléctrica cada 10 años y especialmente si se trata de un edificio antiguo (de más de 100 años). En el caso de que la instalación supere los 30 años, su renovación es imprescindible, pues no se adaptará a la legislación vigente.

Eduardo Ramos, Responsable de Atención al Cliente de Plan Reforma, nos da una serie de recomendaciones que nos ayudarán tanto a la hora de adquirir una vivienda, como en el momento de hacer una reforma en la nuestra propia. ¿El consejo más importante? Ponerse siempre en manos de un buen profesional. 

Facebook Comments