11 octubre 2016

Un contrato de arras es un contrato privado, que no necesita notario, entre el comprador de un piso o casa y el vendedor. Los contratos de arras son, esencialmente, acuerdos entre las dos partes donde se especifica el importe de la operación, los plazos para la formalización de la misma y comprensiblemente su forma de pago. Dada su importancia y para evitar problemas, es muy importante entender bien qué son los contratos de arras  y cómo funcionan en el caso de tener que desvincularte unilateralmente de la compraventa.

Crece la compra de pisos para reformar

Desde Plan Reforma, el comparador de presupuestos de profesionales de la construcción, se ha observado un aumento considerable de las personas que buscan pisos a reformar. «Muchos de ellos llegan a nosotros porque, antes de firmar el contrato de arras, necesitan saber cuánto les costará la reforma del piso. Tienen miedo a que puedan perder la señal que han depositado si, una vez han firmado las arras, contactan con algún profesional y les dice que la obra les va a costar mucho más de lo esperado y tienen que echarse atrás», afirma Laura Núñez, Fundadora y CEO de la empresa.

Reservar vivienda para reformar

Foto: Espacio creado por Dröm Living, profesionales de la comunidad de Plan Reforma.

¿En qué casos te pueden devolver la paga y señal?

En los contratos de arras se puede indicar cuáles son los casos en los que se podrá devolver la señal: si no se consigue el préstamo bancario o si al revisar la estructura de la casa esta no se encuentra en buenas condiciones, por ejemplo.

Sin embargo, difícilmente un vendedor aceptará firmar un contrato de arras con una cláusula que indique que se devolverá la señal en función del coste la reforma, que es lo que a aquellos que compran vivienda a reformar les preocupa. Por eso lo recomendable es conocer el precio de la reforma antes de firmar las arras.

La importancia de conocer el precio de la reforma antes de firmar el contrato de arras

Si no sabes cuánto te va a costar la reforma, no podrás hacerle una buena oferta al vendedor. Quizá le hagas una oferta demasiado alta pensando que la obra no va a ser muy cara, o viceversa, ya que puede que te quedes corto con la oferta al creer que la reforma va a ser muy costosa y el vendedor no la acepte.

Lo mejor es saber de antemano el coste de la reforma. Para eso existen las calculadoras de reformas, unas herramientas online, gratuitas y muy fáciles de usar, que te permiten conocer el precio de la reforma sin moverte de tu casa.

Facebook Comments