10 marzo 2020

No importa en qué estación del año nos encontremos. Debemos gestionar nuestro consumo de agua de la forma más eficiente posible. Veamos en qué forma podemos optimizar el uso y ahorrar agua en nuestro hogar.

Existen dos formas de reducir el uso de este preciado recurso. La primera, optimizando el consumo. Es decir, utilizando una menor cantidad de agua o instalando grifería y aparatos sanitarios eficientes. La segunda, mediante el autoabastecimiento. Esto es, reutilizando y reciclando el agua

Optimizar el consumo para ahorrar agua

El uso racional del agua depende en gran medida de que evitemos el derroche. Pero también podemos de echar mano de ciertos recursos que pueden contribuir a ahorrar agua y a reducir la factura. ¿Sabías que existen…? 

Los reductores de caudal

Son dispositivos que se instalan fácilmente en el grifo y que permiten reducir el caudal de agua. Con este sistema es posible reducir hasta un 65 % la factura de agua. Una válvula reductora de presión instalada en la entrada de la toma de agua también disminuye el consumo.

Los aireadores

Se trata de dispositivos que mezclan el chorro de agua con aire al salir del grifo, incrementando su volumen. Se calcula hasta un 60 % de ahorro de agua.

Los inodoros eficientes

Una buena parte de los inodoros disponibles en el mercado incluyen sistemas para ahorrar agua.

El tratamiento anticalcáreo

Los descalcificadores no solo ablandan el agua y protegen las tuberías, también nos permiten ahorrar energía y reducen el uso de agua y jabón en la lavadora.

La grifería eficiente

En la actualidad se pueden conseguir gruiferías con sistemas de ahorro y energía. Con ellas se puede reducir hasta un 70 % del consumo de agua en el hogar.

Cambiar la bañera por una ducha para ahorrar agua

Está claro que un baño es lo más relajante que podemos darnos al terminar un día largo. No obstante, hay que ser conscientes de que las bañeras consumen muchísima más agua. Para que nos hagamos una idea, una bañera puede derrochar más de 200 litros de agua al llenarse.

En el caso de una ducha, gastaríamos entre 50 y 100 litros. Dependiendo del tiempo que tardemos, evidentemente. No obstante, las duchas suelen ser muchísimo más rápidas. Además, en este caso concreto también estaremos dando más amplitud al baño. Y es que la carga estética de una ducha siempre es menor. Una bañera ocupará más en nuestro campo de visión. 

Colocar una cisterna de doble carga

Algo tan sencillo como la cisterna podría estar haciendo que gastemos mucha más agua de la que debemos. La cisterna de un sanitario tiene una capacidad de 12 a 15 litros en la mayoría de los casos. Solemos usarla varias veces al día. Si no cuenta con la doble descarga, la vaciaremos de una sola vez obligándola a llenarse nuevamente.

El sistema de doble descarga creará dos depósitos. Así, dependiendo del uso que le demos al inodoro, podremos gastar el depósito pequeño o la totalidad del depósito.

ahorrar agua

Autoabastecimiento para ahorrar agua

En este caso, los hogares que quieran ayudarse por el autoabastecimiento tienen dos posibilidades:

Recuperar el agua de lluvia

Un sistema muy eficiente, que recoge el agua de las bajantes pluviales, la filtra y la envía a un depósito soterrado. Luego, mediante una bomba, el agua puede utilizarse para múltiples funciones en el hogar que no requieran agua potable: lavadora, limpieza, riego, etc.

Reciclar las aguas grises

El agua utilizada en el hogar puede reciclarse mediante sistemas que recogen el agua, la filtran, decantan y oxigenan, para volver a utilizarla en riego o cisternas. Se estima que puede ahorrarse hasta un 30 % del consumo diario de agua si se reutilizan las aguas grises en cisternas.

Facebook Comments