16 septiembre 2015

Los baños son uno de los espacios más utilizados de una vivienda. En general, las reformas de estos consisten en proyectos sencillos, pequeños y económicos. Los motivos que pueden llevarte a renovar el baño pueden ser desde el desgaste o rotura de los sanitarios, hasta la remodelación de una casa antigua que se acaba de adquirir.

 

Planificar el proyecto

Es muy importante hacer una planificación del proyecto con antelación para ajustarlo perfectamente a tus necesidades. De esta manera, conseguirás ahorrar dolores de cabeza en un futuro. La planificación favorece el correcto seguimiento de la reforma y ahorra imprevistos que supongan más tiempo y dinero.

 

El presupuesto

Comparar presupuestos es primordial para ahorrar dinero en la reforma. Solicitar presupuestos por internet te permitirá encontrar al profesional ideal que se ajuste a tu bolsillo. Después, asegúrate de pedir un presupuesto detallado para poder estudiar detenidamente el precio de la reforma y comprobar que estás dispuesto a asumir.

 

reformas baño

Foto: deconordica.com

Los sanitarios

Una vez has contratado al profesional y empieza la reforma, comprobarás que los sanitarios son el alma del baño. Lo primero es fijarse en si es necesario cambiarlos o no. En caso afirmativo, existe una gran variedad de marcas y productos, con sus respectivas gamas, que satisfarán tus necesidades. Un buen consejo para ahorrar es fijarse en el estado del lavabo: si está en buen estado, bastará con cambiar la grifería para darle un aire nuevo y actualizado.

 

El alicatado

La mayoría de los baños están alicatados y, como sucede con el resto de elementos que componen este espacio, éstos se deterioran con el tiempo y el desgaste del uso cotidiano. Hay veces en las que no queda más remedio que cambiarlo por completo y colocar uno nuevo, pero también existen soluciones económicas para reformar el alicatado manteniendo el existente, como los esmaltes sintéticos que se aplican directamente sobre el azulejo. Si hay humedad, será necesario recurrir a un profesional que lo sustituya, ya que no solucionar ese problema puede salir más caro con el tiempo.

 

reformar el baño

Foto: 3by3design

La iluminación

Disponer de una correcta iluminación resulta imprescindible en cualquier estancia, pero más en el baño, ya que es un espacio dedicado a la higiene y en el que se necesita ver con claridad. Por norma general, se suelen poner dos puntos de luz: un aplique en el espejo y otro general en el techo. Si se va a hacer una reforma integral de esta estancia, es interesante gastarse un poco más en una correcta iluminación; por ejemplo, si se quiere conseguir un efecto de mayor amplitud, es recomendable instalar varios espejos que repartan la luz por el espacio.

 

Ducha o bañera

Cambiar la bañera por una ducha es una de las intervenciones más frecuentes que se suelen hacer en un baño, sobre todo si en la casa habitan personas mayores o con movilidad reducida. Se trata de una reforma que puede suponer hasta un ahorro de agua del 70%, pero también de espacio, ya que el plato de ducha puede ocupar lo mismo o menos que la bañera.

 

Facebook Comments