28 enero 2020

¿Qué seria del nuevo año sin sus buenos propósitos? Después de las vacaciones de Navidad nos entran unas ganas locas por empezar nuevos proyectos y muchos de ellos están relacionados con la mejora de nuestra vivienda. Si te has comprado una casa nueva o quieres darle un toque a tu vivienda, este es tu momento. Y sí, sabemos que te encuentras en plena cuesta, por eso habitissimo te ha preparado una guía donde descubrirás pequeñas reformas con un presupuesto máximo de 1.000 euros. 

Cambia las puertas por modelos correderos

Todos los que se deciden a instalar puertas correderas en casa se arrepienten de haber tardado tanto en ponerlas, ya que son muy prácticas y nos permite ahorrar mucho espacio. Instalar una en el salón, la cocina o el baño puede hacer que tu casa parezca otra. 

Si apuestas por una puerta corredera con herrajes vistos, conseguirás el cambio por menos de 500 euros. Solo debes tener en cuenta que tendrás que dejar libre la pared por la que se abrirá la puerta. 

Si lo que buscas son espacios totalmente diáfanos, la mejor apuesta son las puertas que se ocultan en los tabiques (esas que al abrirse nos dejan totalmente disponible la pared). Estas puertas empotradas elevan el precio hasta los 800-1000 euros.

Amplía espacios

Tirar una pared es una reforma muy efectiva para ganar en luz, espacio y sensación de amplitud. Pero hay que tener en cuenta que no todas las paredes se pueden tocar. Antes de liaros a mazazos, deberíais contar con el asesoramiento de un arquitecto que te asesore sobre qué paredes puedes derribar en casa y cuáles son muros de carga.

En el caso tratarse de pared que, por ejemplo separa dos habitaciones, tirarla puede costarte alrededor de 300 euros. A lo que tendrás que sumar el coste del nuevo suelo, y otros trabajos como puedan ser la pintura y escayola para las paredes lindantes y el techo. Y si no quieres una solución tan drástica como tirar la pared entera, y te vale con abrir un vano o hueco, puedes conseguirlo con algo menos de 200 euros.

Elimina las puertas que sobran

Si sueñas con cargarte esas puertas que molestan, pero te da miedo lanzarte por si después las echas de menos en invierno, o cuando ponéis la TV un poco más alta de lo habitual, una reforma sencilla y económica que podéis probar, consiste simplemente en descolgar las puertas (y guardarlas en un lugar alejado del polvo y la humedad), y cambiar los marcos por un modelo más decorativo. Encargar a un carpintero un marco nuevo a medida, te puede costar entre 300 y 500 euros (dependiendo del material y diseño que elijas). Por un precio similar, también lo puedes hacer de escayola. O más económico aún, sólo pedir que reparen la pared y la pinten del mismo u otro color que la enmarque. 

Cambia la bañera por ducha

Y no solo porque vas a ganar espacio en el cuarto de baño, es que este tipo de reforma es esencial para la vida cotidiana de cualquiera.Factores como el tamaño del baño, tipo de plato de ducha, la grifería, el revestimiento y sobre todo, el tipo de mampara, influyen en el precio final que te puede costar cambiar la bañera por una práctica ducha. De media, suele costar entre 800 y 1000 euros (dependiendo también del lugar en el que vives). Pide distintos presupuestos, siempre desglosados, para poder comparar bien los precios. Si te podemos adelantar que las mamparas con perfiles y los platos cerámicos, abaratan el precio con el mismo resultado.

Cambia el suelo y el color de tus paredes

Apostar por colores claros en paredes y suelos, hará que el espacio disponible te parezca mucho más grande. Pintar el salón o empapelar sus paredes, te puede salir por unos 20 euros/m². Y poner un suelo sobre el que ya tienes (tarima, laminado, vinílico o incluso un porcelánico) dependerá del material que elijas, pero también puede entrar en precio. La tarima flotante saldría a unos 20 euros/m²; entre 45 y 60 euros/m² el parquet; y alrededor de 40€/m² el porcelánico. Todo es cuestión de ver el tamaño de la estancia, y solicitar presupuestos en función del material que quieras usar en casa, y el tipo de instalación. 

Haz sitio en la cocina

Si cada vez que te pones a preparar alguna receta te pones de los nervios por no tener espacio en la cocina, puedes arañar unos centímetros en la encimera, cambiando la vitrocerámica por un modelo de 30cm (desde 150-200 euros dependiendo de si es de gas, vitro o inducción) y el fregadero por uno más pequeño y de un solo seno (los hay desde 40-50 euros). 

La solución pasa por cambiar entonces la encimera (por un modelo que entre en precio) o cubrirla con microcemento (desde 50 euros/m²): un material que apenas nos pide mimos en cuanto su mantenimiento y que además está muy de moda.

Mira hacia arriba

Las paredes pueden dar mucho de sí en una casa pequeña. Plantéate dedicar alguna al almacenaje con soluciones que llegan hasta el techo. Los muebles altos o incluso construir un altillo, pueden ser una solución ideal que a la mejor no se te había ocurrido antes. 

Levantar una librería de pladur con puertas y cajones se hace en máximo 2 días y puede entrar en el presupuesto si no es muy grande. También una estructura de pladur tipo puente, que nos puede venir genial para ganar espacio en habitaciones con pocos metros. Lo puedes hacer por unos 600 euros (aparte la pintura).

Facebook Comments