8 enero 2015

El moho y las humedades en la vivienda no son solo un problema estético, sino que suponen un riesgo para la salud y el bienestar de las personas. Y aunque al hablar de moho muchas veces se piensa en las fugas de agua, lo cierto es que no es necesaria una fuga para tener problemas de humedad y condensaciones.

A continuación te mostramos algunos datos que te permitirán apreciar la gran cantidad de humedad que se puede llegar a generar en una vivienda.

Ejemplos de emisión de humedad por hora

  • Persona en reposo: 30 gr
  • Actividad ligera: 60 gr
  • Ropa centrifugada: 200 gr
  • Máquina de lavar: 300 gr
  • Ropa empapada 500 gr
  • Cocinar: 1000 gr
  • Lavandería 1000 gr
  • Ducha: 2600 gr

Siguiendo estos ejemplos, un hogar de tres personas genera por día aproximadamente 12 litros de humedad diaria.

Humedades en viviendas

Foto: fotolia

¿Por qué aparece el agua de condensación?

  • Ventilación insuficiente.
  • Aislamiento térmico insuficiente en los cerramientos.
  • Defectos de construcción: grietas profundas, escapes en cañerías y problemas de capilaridad que no son susceptibles de ser reparados por los habitantes del hogar.
  • Calefacción incorrecta: por ejemplo, una colocación desfavorable (no dispuesta debajo de la ventana) o la utilización inadecuada de la misma.
  • La humedad también se origina por los propios ocupantes de la vivienda y sus actividades diarias.
  • Una correcta ventilación contribuye a que la humedad no llegue a valores demasiado elevados y se produzcan las temidas condensaciones que conllevan.

Efectos de la humedad sobre la salud

Lo cierto es que con el exceso de humedad la salud se resiente a largo plazo. Los efectos causados por ella son especialmente importantes en bebés, ancianos y personas con asma, alergias, enfermedades respiratorias o inmunodeprimidas.

Además, el exceso de humedad ambiental aumenta la posibilidad de contraer ciertas enfermedades respiratorias (como el asma o la sinusitis) e infecciones pulmonares (como la bronquitis). La humedad contenida en el aire también puede causar sensación de malestar, escalofríos, cansancio, dificultad al respirar, pies fríos, dolor de cabeza, malos olores, etc.

El moho, por ejemplo, es una de las principales causas de alergias. Los hongos son comunes en los lugares donde el agua se acumula, tales como las cortinas del baño, en los marcos de las ventanas y en los sótanos húmedos. Además, el frío y la humedad causan un aumento del dolor en personas con enfermedades reumáticas y en personas que alguna vez sufrieron una fractura de huesos o accidentes musculares.

Por otro lado, la humedad en las paredes es el hábitat perfecto de ácaros, hongos y bacterias que pueden dar lugar a muchas enfermedades y alergias. Gran cantidad de personas desarrollan alergias a los hongos, como por ejemplo la aspergilosis, causada por un determinado hongo que afecta especialmente a bebés y personas mayores.

Cómo prevenir la humedad en viviendas

  • Situar las fuentes de generación de humedad hacia el exterior.
  • Usar deshumificadores.
  • Aumentar la ventilación en toda la casa.
  • Utilizar ventiladores de escape cuando se cocine, se use el lavavajillas o se limpie la casa.
  • Reparar las fugas de tuberías de inmediato.
Facebook Comments