17 abril 2014

Dependiendo del tipo de obra a realizar, es posible que se necesite el proyecto de un arquitecto. Se trata de un estudio redactado por este profesional y que se divide en tres fases: anteproyecto, proyecto básico y proyecto ejecutivo, que suelen ser independientes según si se trata de la reforma de una vivienda, de una obra nueva o incluso de una rehabilitación.

Anteproyecto

Es la primera fase de cualquier proyecto, en la que se definen los aspectos más generales.

Después de una o varias reuniones en las que el cliente le cuenta al arquitecto sus gustos y sus necesidades, el profesional realizará unos primeros esbozos (maquetas virtuales o físicas) y unos primeros planos con poco detalle en los que se verán principalmente las propuestas de distribución y volumétricas (en el caso de la obra nueva).

Esta es, sin duda, la fase más cambiante, ya que el arquitecto hará sus propuestas hasta encontrar la opción que más se ajuste al cliente.

Fases proyecto arquitecto

Proyecto básico

Una vez definido el concepto general y aprobado por el cliente, el arquitecto empezará a entrar en detalle.

Un proyecto básico debe contener los planos (plantas, alzados y secciones) necesarios para entender todo el proyecto. También se incluirá una memoria descriptiva en la que se describa el proyecto y se justifique la normativa urbanística, así como un presupuesto general de la obra.

Habitualmente los ayuntamientos permiten pedir licencia de obras presentando el proyecto básico, aunque para poder iniciar las obras es obligatorio presentar el proyecto ejecutivo.

Proyecto ejecutivo

El proyecto ejecutivo es una extensión de la segunda fase y contiene, además del proyecto básico, los planos de las instalaciones y de la estructura, así como detalles constructivos.

Por lo que respecta a la memoria ejecutiva, esta incluirá las mediciones de la obra y un presupuesto detallado con todas las partidas de obra necesarias para su ejecución. También se deben incluir todas las justificaciones al cumplimiento del CTE (entre otras normativas), habitualmente mediante fichas estándares.

 

Artículo ofrecido por Plan Reforma.

 

Facebook Comments