20 agosto 2019

Tener un patio pequeño puede darnos la vida. Sí, está claro que a todos nos gustaría contar con una gran terraza o un jardín de esos de revista, pero lo que hay es lo que hay. Ojo, que no es que un patio pequeño sea el premio de consolación. Todo lo contrario. Si nos las apañamos bien, este pequeño espacio exterior podría convertirse en el lugar más maravilloso de nuestra casa. Te acercamos 5 reformas que puedes hacer para mejorar tu patio pequeño.

Cambia el suelo y pinta

Sí, sencillo y muy efectivo. Si tu patio es pequeñito, por lo menos que esté aseado. Escoge un suelo bonito, de esos que llaman la atención al instante. Es posible que por tus metros limitados no puedas incluir grandes muebles o enormes plantas. Pero sí puedes colocar un suelo llamativo que aporte. 

Los pavimentos que imitan el suelo hidráulico siguen estando de moda, y lo cierto es que estéticamente son un acierto. No obstante, no nos limitemos a esa única opción. El suelo de madera exterior, por ejemplo, es otra de esas opciones que nunca pasan de moda y dan mucha calidez. Es cuestión de presupuesto. 

Apoya el cambio de suelo con una buena mano de pintura a las paredes. Tu pequeño patio parecerá nuevo.

No te olvides de la sombra

Si se trata de un patio soleado, que todo puede ser dependiendo de la orientación, no te olvides de crear zonas de sombra. Salir a desayunar o a comer a tu pequeño patio puede ser maravilloso. No obstante, el sol, en un momento dado, podría arruinarte esas bonitas horas en familia. Lo mejor es que seas práctico. Hay opciones para todos los gustos. Tienes desde toldos como los toldos vela, que se adaptan sin problema a la estrechez de un patio pequeño. No obstante, si tus metros te lo permiten, una de las mejores opciones son los cenadores o espacios techados. Evidentemente implican obra y son más caros, pero no podemos negar que estéticamente son un acierto y que duran muchísimo más tiempo que cualquier sombrilla.

Jardineras de obra

Las plantas siempre dan alegría. No prescindas de ellas, aunque tu patio sea pequeño. Quizá no puedas poner las macetas más grandes del mundo. No obstante, hay opciones. Si construyes jardineras de obra pegadas a la pared, para empezar, se aptarán al espacio tal y como tú quieras. Además, al estar junto a la pared, puedes usar plantas tipo enredaderas, que dan ese toque fresco, pero sin ocupar el espacio útil del patio. 

Otra opción similar sería crear jardines verticales. Es más, hay empresas que se encargan de crear este tipo de jardines con plantas artificiales. Sí, no dan tanto fresquito, pero el efecto es una maravilla, pues hay modelos que parecen completamente reales. Además, no tendrás que regalaras jamás, algo que es bastante cómodo.

Una piscina mini

También es verdad que cuando contamos con un patio pequeño no nos planteamos colocar una. Bueno, si es tu sueño, persíguelo sin dudarlo; ya que las piscinas de obra facilitan muchísimo las cosas. Vale, no vas a poder colocar una piscina olímpica en la que entrenar todos los días. No obstante, sí podrás construir una pequeña piscinita para refrescarte en los días más calurosos. Las piscinas de obra se adaptan a cualquier tipo de espacio. Ya no sólo en cuanto a metros se refiere, también en forma.

Haz de tu patio un lugar fresco

Por último, y no por ello menos importante, haz tu patio un lugar un poco más fresco en verano. Sí no quieres colocar una piscina, intenta colocar ventiladores de techo. Sí, vas a necesitar una parte techada para ello, pero no podemos negar que contar con una ligera y agradable brisa por las noches, es un auténtico privilegio. 

Hay ventiladores exteriores, pero tienes que fijarte muy bien que el modelo que compre sea resistente a lluvias y demás. Además, siempre confía en las manos de un profesional para este tipo de trabajos.

Facebook Comments