8 octubre 2019

En los últimos años, hemos visto cómo las diferentes operadoras incrementaban notablemente el ancho de banda de su fibra óptica. Es más, tan solo en el último año el aumento ha sido bastante significativo y casi todas las compañías ofrecen ya 1 Gbps –el máximo que se comercializa para hogares a día de hoy-. Para ayudarte a comprender y determinar el ancho de banda que realmente necesitas para tu hogar, te explicaremos a continuación la velocidad adecuada para cada usuario en función de su perfil.

Es posible que desconozcas que nuestro país se encuentra a la cabeza en este tipo de tecnología en Europa, pero lo cierto es que las compañías de telecomunicaciones en España han hecho en los últimos años un gran despliegue de fibra óptica. Tal ha sido la expansión, que ha día de hoy esta tecnología  está disponible en más del 81% de la población española, de acuerdo con los datos facilitados por el Ministerio de Economía y Empresa y el informe ´Cobertura de Banda Ancha en España´. Sin embrago, esta expansión no es el único objetivo de las telecos, que  a su vez están aumentando la velocidad de la conexión para hacer una mejora completa. 

Este mismo año, Movistar comunicaba que están trabajando para llegar a los 400 Gbps de velocidad. Ahora bien, ¿a qué usuarios les compensa adquirir este tipo de planes? ¿Es necesario contratar tanta velocidad? 

ADSL hasta 30 Mb de velocidad

 Es el máximo ancho de banda de ADSL que ofrecen los operadores, y también el mínimo de velocidad. Es ideal para usuarios que apenas usan Internet o que lo hacen para realizar tareas básicas sin gran demanda de velocidad. Aun así, estos 30 Mb te permitirán estar al día con tu correo electrónico, navegar por la Red y actualizar tus redes sociales. Si quieres ver contenido en streaming, podrás acceder a las plataformas que tengas contratadas, pero es posible que para ver series en alta calidad sin cortes tengas que contratar más velocidad de fibra. Como con el ADSL no siempre te llegará la velocidad que tienes contratada, si sois varios en casa es posible que notes que la navegación va muy lenta. 

Eso sí, el ADSL cuenta con una ventaja con respecto a la fibra y es que puedes contratarla en casi cualquier rincón del país, por lo que es una buena alternativa si a tu hogar no ha llegado aún la fibra óptica. Vamos  a intentar meterlos de forma más natural: 

De todas formas, como las tarifas de ADSL más baratas tienen el mismo precio que las más básicas de fibra, siempre que tengas cobertura el operador te ofrecerá esta segunda tecnología.

Fibra óptica desde 50 Mb de velocidad

Actualmente, lo más común es contratar velocidades a partir de los 100 Mb, ya que nuestro consumo ha subido drásticamente en los últimos años y demanda velocidades superiores a las proporcionadas por el ADSL. Ya no es nada raro tener conectada en nuestra Wifi más de cuatro dispositivos a la vez o que varias personas hagan descargas y jueguen online simultáneamente, ya sea desde el ordenador, el móvil o la tablet. De ahí ya casi todos los operadores ofrezcan  fibra simétrica, es decir, con la misma velocidad de subida como de bajada, lo que hace que se note un salto importante en la calidad de la conexión.

las tarifas de fibra óptica más baratas y básicas suele ser de 100 Mb, pero también podrás encontrar velocidades de 50 y 200 Mb. Hoy en día todas las operadoras, incluso las low cost, ofrecen fibra a sus clientes, por lo que no te será difícil contratarla. Aunque estas compañías más pequeñas no tengan infraestructuras propias, se sirven de las telecos que sí disponen de ellas (Movistar, Vodafone, Orange o MásMóvil) para dar este servicio a sus clientes. Al mismo tiempo, todo sea dicho, debemos señalar que algunas regiones, especialmente las áreas rurales, pueden no tener aún acceso a fibra. 

Internet en casa para estudiantes: 3 modalidades que te interesa comparar

Fibra óptica a partir de 300 Mb de velocidad

Si en tu hogar sois muchos los que os conectáis, y en muchas ocasiones de forma simultánea, los 100 Mb pueden no ser suficientes. En este caso, te aconsejamos probar con velocidades de entre 300 y 600 Mb. Velocidades, que te garanticen una conexión rápida y de calidad para ti y los tuyos.

Fibra óptica de 1 Gbps: ¿es realmente necesaria tanta velocidad?

Recientemente algunas operadoras como Vodafone, Orange y Yoigo han incorporado a sus catálogos velocidades de 1 Gbps. En un principio, tan solo las empresas podían acceder a ella, sin embargo, a día de hoy también está disponible para particulares. Se trata de una velocidad que está al alcance de mucha menos gente, pero al contrario de lo que se pueda pensar, no es tanto por su precio sino por su disponibilidad territorial. En cualquier caso, lo más probable es que con una velocidad de entre 300 y 600 Mb tengas de sobra para hacer muchas descargas P2P, conectarte desde varios dispositivos a la vez, ver contenido online en alta definición y mucho más.

Si, por el contrario, ves que con esta velocidad tus dispositivos aun van despacio, lo recomendable es que amplíes un poco más el ancho de banda de tu conexión a Internet.

¿Qué velocidad necesito para ver Netflix y HBO o jugar online?

No necesitas contratar una gran velocidad para poder disfrutar de tus plataformas de streaming preferidas. Con tan solo 50 Mb tendrás suficientes para ver contenido multimedia o las series y películas que más te gustan a través de Netflix o HBO. Por poner un ejemplo, en el caso de la primera, tan solo necesitarás 25 Mb para ver el contenido en Ultra HD, por lo que con 50 Mb tendrás de sobra. También tendrás suficiente velocidad para descargar archivos en tus dispositivos. Eso sí, la velocidad podría no ser suficiente si se conectan varios dispositivos a la vez.

¿En qué me debo fijar a la hora contratar mi tarifa de Internet?

Antes de todo, lo que debes hacer es analizar cuál es el consumo de Internet real de tu hogar. Es decir, determinar cuántas personas son las que se conectan, si lo hacen de forma simultánea, que tipo de actividades hacen cuando navegan (no es lo mismo leer el periódico online que descargarte un archivo multimedia)… Puede parecer algo innecesario y tedioso, pero este sencillo ejercicio nos ayudará a conseguir información útil sobre nuestras necesidades reales de consumo. Para que el análisis no se te haga tan pesado, te contamos en qué debes fijarte para tomar la decisión correcta: 

  • Es importante recordar que tener un ancho de banda mayor no siempre te garantizará tener una conexión rápida. Por eso, es bueno comprobar la velocidad de tu conexión con un test de velocidad. Esta prueba no solo te proporcionará información con respecto a la velocidad que realmente alcanza tu conexión, sino que te informará qué aplicaciones y programas consumen más. En cualquier caso, los problemas de velocidad, y en general de conexión, pueden tener diferentes causas. En muchas ocasiones, estos se deben al procesador de tu ordenador, al poco espacio de almacenamiento disponible en tu disco duro o la propia memoria RAM. Si tienes problemas de conexión, antes de cambiar a una tarifa superior –y más cara- es mejor que hagas un test para comprobar que todo funciona correctamente y que tus necesidades exigen un ancho de banda superior al que tienes actualmente.
  • Ten clara la diferencia entre velocidad de subida y velocidad de bajada. No todas las compañías ofrecen fibra simétrica, es decir una fibra con la misma velocidad Para compartir y descargar archivos. En el caso del ADSL, por ejemplo, la diferencia entre ellas es importante, porque la de bajada suele ser 10 veces inferior a la de subida. Este aspecto es importante tenerlo en cuenta, sobre todo para quienes ven películas o juegan online.
  • Mira las ofertas con lupa. Muchas promociones tienen truco: por ejemplo, puedes encontrarte con un precio inicial muy bajo durante los tres primeros meses que se duplica cuando acaba la promoción. Lo mejor que puedes hacer es calcular cuánto te gastarías anualmente con cada oferta,  ya que casi siempre tendrás que mantener tu contrato durante 12 meses mínimos. De esta forma, verás con claridad cuál es la que mejor precio te. 
  • Atento a los compromisos de permanencia. Por lo general, las compañías de telefonía e Internet vinculan sus ofertas de fibra a un compromiso de permanencia de 12 meses. Ten presente que cancelar el servicio antes de cumplir el contrato  implica pagar una penalización que suele estar por encima de los 100 euros. Aunque cuantos menos meses de contrato te queden por cumplir, menor será la penalización, es mejor estar atento a este requisito, que en algunas compañías se alarga hasta a los 24 meses.
  • Para terminar, no olvides que cuantos más servicios contrates, mejores ofertas te harán las compañías. Para comprobar esto, no tienes más que comparar los precios de las tarifas de fibra de una operadora con las tarifas convergentes, por lo que si quieres contratar más de un producto, quizás te merezca la pena hacerte con un paquete con todos los servicios que necesites en lugar de contratar solo fibra. 
  • Una vez tengas clara la tarifa que necesitas, no tienes más que ir a un comparador de tarifas de ADSL y descubrir la que mejor se adapte a ti y a los tuyos. Si sigues estos pequeños consejos, podrás ahorrar  tiempo, dinero y algún que otro disgusto.
Facebook Comments