10 enero 2019

No existe una respuesta categórica para esta pregunta, ya que depende principalmente de la zona climática en la que se sitúe la casa, del uso que se le dé y de las posibilidades que el propio diseño arquitectónico del inmueble deje para la instalación del sistema.

Sin embargo, sí que hay algunos casos en los que un sistema de calefacción puede descartarse completamente (como los radiadores eléctricos que no son de bajo consumo o el gasóleo), debido a su coste anual o a su bajo rendimiento.

A continuación pasaremos a referir algunos de los sistemas más comunes y a analizar sus pros y contras para que puedas elegir la opción más eficiente.

 

 

Caldera de gas natural

Este tipo de sistema, conocido por todos, proporciona tanto calefacción como agua caliente sanitaria. La caldera más eficiente, con ahorros energéticos de hasta el 25%, es la caldera mixta de condensación. Aunque su instalación es algo más cara, es un sistema adecuado para cualquier vivienda y zona climática.

El gasto se situaría en unos 800€/año, con un gasto de instalación más bajo que el de otros sistemas y sin peligro de desabastecimiento, al llegar a nuestra casa canalizado. Sin embargo, requiere un contrato con un coste fijo mensual, su precio tiende a subir y no llega a todos los hogares.

 

La biomasa

Las calderas que utilizan este sistema se abastecen con un combustible natural. Aunque en el proceso de combustión se emite dióxido de carbono, se considera energía limpia porque la empresa abastecedora de los residuos se encarga de replantar grandes áreas de bosque a modo de compensación.

Su instalación no es particularmente barata, pero suele estar subvencionada. Aunque su coste de producción de calor es de los más económicos, te obligará a instalar una salida de humos que no moleste a los vecinos y a almacenar el combustible en un silo con acceso al exterior. Es ideal para inviernos fríos por su precio económico y estable a lo largo del tiempo.

 

Bombas de calor

Este sistema utiliza el calor ya existente en el aire, y es el mismo que ya se ve en los aires acondicionados. Se puede utilizar en cualquier lugar con acceso a la red eléctrica, y tiene un rendimiento altísimo en inviernos suaves, convirtiéndose en una de las opciones más eficientes para las zonas más cálidas.

Sin embargo, cuando los inviernos son fríos, la bomba de calor no puede extraer calor del aire y su rendimiento baja muchísimo. En este caso podría instalarse una bomba (muy cara) que extraiga el calor de la geotermia.

 

Acumuladores de calor

Este sistema funciona por la noche, y necesitarás una tarifa con discriminación horaria. El calor producido por una serie de resistencias eléctricas se almacena en un acumulador y luego se traslada a un material a través del que pasa el aire.

Este sistema se recomienda solo para climas templados sin acceso al gas natural, ya que tiene muy mal rendimiento. Cada vez se utiliza menos.

 

Sistema de convectores

El aire frío que entra por la parte inferior del aparato atraviesa una resistencia eléctrica y sale caliente por la parte superior.

Apenas requiere instalación y su consumo no es muy elevado, pero es ineficaz para calentar espacios amplios. Calentar estancias grandes dispara su consumo, que se vuelve medio/alto.

 

 

Energía solar térmica

La instalación de paneles solares supone un importante ahorro económico, ya que tienen un rendimiento alto y unos bajos costes de mantenimiento, con una vida útil de entre 15 y 20 años.

Los paneles solares también eliminan la dependencia de terceros para el suministro de energía eléctrica y, al no existir combustión, son una fuente de energía totalmente limpia.

El mayor inconveniente es su gran tamaño, que no permite su instalación en inmuebles que no tengan espacio. La inversión inicial también es elevada, aunque muy rentable. Es especialmente útil como sistema de apoyo, ya que para ser la fuente principal de energía serían necesarias muchísimas placas.

Recuerda que la instalación de cualquiera de estos sistemas no es algo que puedas hacer por tu cuenta. Si necesitas contratar a un profesional, puedes hacerlo en webs especializadas como Certicalia.

Facebook Comments