26 agosto 2019

De la distribución de una vivienda va a depender nuestra felicidad cuando residamos en ella. Necesitaremos el espacio para comer, descansar, cocinar y caminar por la casa sin chocarnos con nuestros compañeros de piso.

Además, tendremos que cuidar el equilibrio entre los colores y formas de los muebles. ¿Esto va a tapar la luz? ¿Cabrá la tele aquí? ¿El sofá nos deja sitio para la mesita de café?

Ante la duda, lo mejor es asumir que sí, eso tapará la luz, no, la tele no cabe y es mejor no comprar una mesita de café en un salón que mide dos metros de ancho. Pero si quieres saberlo seguro y no tener que adivinar, lo que necesitas antes de lanzarte a decorar es un plano de tu vivienda.

Una reforma puede aumentar en un 30 % el precio del alquiler

Tipos de planos para distribuir mi casa

A la hora de planificar la distribución de tu casa no solo vas a tener que pensar en los tabiques y espacios: también tendrás que tener en cuenta los enchufes y tomas de agua.

Es por eso que, a fin de elaborar un plano lo más exacto posible, conviene seguir siempre los mismos pasos:

  1. El croquis. Elabora en primer lugar un plano a mano alzada. No tiene por qué ser muy exacto, pero debe dar una idea aproximada de la forma y escala de las estancias.
  2. Acotar el croquis. Coge ese garabato y asegúrate de medir con cuidado todos los elementos que has dibujado. Seguramente te olvides de algo, pero no pasa nada: tu casa siempre la tienes a mano para volver a medir lo que haga falta.
  3. Pásalo a limpio, haz un plano técnico. Esto viene a ser lo contrario del croquis. En base a las cotas que has tomado, elige una escala que te permita encajar el plano en el papel y asegúrate de que todo tiene las proporciones correctas. Indica siempre la escala en el plano, para poder tomar las medidas sobre el papel.
  4. ¿Te atreves con un plano digital o en 3D? No es sencillo aprender a hacerlos, pero una vez superas el primer contacto resultan casi adictivos. Ahora, puedes hacerlos con aplicaciones para medir una habitación, y es todavía más sencillo.

Una vez tengas todo dibujado, ya puedes colocar los muebles. Probablemente en este punto surja tu siguiente pregunta.

reformas

¿Cómo coloco los muebles en el plano?

Imagínate viviendo en la casa. ¿Cómo vas a cocinar, dónde vas a dejar la compra? ¿Qué te impide hacer las cosas como te gustaría con tu distribución actual? Puedes empezar dibujando los caminos que recorres habitualmente e intentar hacerlos más cómodos para ti.

Ten en cuenta que la cocina va a tener un uso muy intensivo, pero el salón va a ser tu lugar de relax. ¿Cómo llega la luz? ¿Cómo te hace sentir?

Un salón rectangular es sencillo de distribuir, pero si es cuadrado o irregular vas a necesitar un poco de pericia. No es un trabajo sencillo. Si no te la quieres jugar, va a ser mejor que contrates un proyecto de reforma y dejes todo el tema de los planos a un profesional.

Facebook Comments