24 julio 2018

Que a todos nos gustaría tener un gran jardín seguro que es cierto (si no todos, una mayoría significativa).

No obstante, no siempre es posible contar con un jardín. Aunque, si cuentas con un patio, por pequeño que sea, puedes convertirlo en un digno sustituto. Además, un patio necesita menos mantenimiento que un jardín, y quizás puedes conseguir una orientación más fresquita y la posibilidad de decorarlo para que se transforme un lugar de lo más acogedor. habitissimo te muestra 10 patios veraniegos que te harán olvidar que no tienes jardín.

 

Madera y textiles para dar color

 

patios veraniegos

La madera puede ser tu gran aliada a la hora de crear un espacio acogedor. Con un conjunto de mobiliario exterior básico, con una silla y un banco, complementado con cojines confortables y alfombras puedes crear un espacio que invite a quedarse allí miles de horas. Además, si añades alfombras exteriores y cojines puedes dar mucho colorido a ese patio. Además, no te olvides de la calidez de la madera, tanto en suelos como en celosías. Si además añades a este ambiente una guirnalda de luces, tendrás un rincón veraniego estupendo para las copas nocturnas.

 

Materiales y fibras naturales

No hay nada más veraniego que el cañizo, el mimbre o el bambú. Estos materiales nos trasladan un poco a las cálidas tierras del trópico. Además del apoyo textil, que siempre debe estar presente para que el relax sea absoluto.

 

Hormigón decorado con verde

patios veraniegos

Un patio rodeado por paredes de hormigón altas puede resultar excesivamente frío. En estos casos, lo mejor es contrarrestar la frialdad de este material con plantas. Sí, las plantas altas y bajas (mezclar tamaños es un plus) pueden darle un toque vivo a tu patio. Añade, además, una bonita zona en la que sentarse y disfrutar de ese jardín improvisado.

 

Que el blanco lo ilumine todo

Si nos fijamos en la decoración mediterránea, el blanco tiene una gran presencia. No hay un color que haga que los ambientes tengan más luz. Está claro que tu patio ya está en el exterior, pero si quieres que parezca aún más luminoso, no lo dudes: pinta las paredes de blanco.

Un blanco que brille, en el que se refleje completamente la luz. Lo mejor de todo es que con esto, las plantas que coloques en el exterior resaltarán aún más y convertirás el lugar en un espacio mucho más fresco, aunque sea únicamente de forma visual.

 

Sácale partido al suelo

Es posible que tu patio sea pequeño y estrecho. No te preocupes. Soluciones como estas dan un poco de esperanza. Aprovecha el suelo para colocar una alfombra y varios cojines. Coloca una pequeña mesa auxiliar, algunas plantas y ya tienes lista tu zona chill out.

 

Una selva en tus paredes

Una selva en tus paredes

Cubrir las paredes con un jardín vertical no sólo hará que el espacio sea más fresco para el verano, aportará vida a tu exterior. Oculta el hormigón con plantas trepadoras y encuentra el mejor lugar para disfrutar de un libro en las tardes de verano.

 

Luces y acción

luces indirectas

Las noches de verano también tienen que ser aprovechadas, más si cuentas con un patio. Por tanto, no te olvides de aspectos esenciales como la luz. La luz indirecta, colocada en maceteros o tras tus plantas, puede dar un ambiente muy acogedor a tu patio.

 

Las piscinas no son solo para el jardín

terraza piscina

Pues sí, las piscinas de obra pueden amoldarse sin problema al espacio con el que cuentes. Sí, está claro que quizá no puedas construir una piscina olímpica. No obstante, colocar una piscina pequeña de obra en tu patio creará un espacio estupendo para relajarse cuando más altas sean las temperaturas.

Facebook Comments