26 junio 2019

¿Sabes eso de oro parece, plata no es? Pues algo así, pero hablando de materiales. La evolución nos hizo ir a la luna (o eso dicen), pero también disfrutar de papeles pintados que imitan piedra o vigas que parecen antiguas, pero son “de pega”. Lo bueno siempre es bueno, pero cuando el bolsillo no llega, se puede imitar muy bien con estos materiales que engañan a la vista. ¿Te atreves a probar?

Vigas nuevas que parecen viejas

¿Te encantan esas casas de campo que salen en las revistas con sus vigas auténticas pero tu casa no tiene ni una? No pasa nada, puedes instalar unas “de mentiras” la mar de logradas. Normalmente son de poliuretano y se puede elegir entre modelos macizos o bien huecos (perfectas para meter incómodos cables dentro). Estas vigas no se tienen que tratar ni pintar, ni siquiera revisar. No te van a hacer bichitos ni dar problemas con la humedad. ¿Quieres una cocina rústica? Adelante, hazle una bonita composición de vigas decorativas y ¡voilà! 

Ladrillo o papel

En los 70 causó furor, pero luego le cogimos un poco de manía. El papel pintado, por suerte, vuelve renovado y con todos los ingredientes para ser símbolo de innovación y vanguardia. Si quieres lucir una pared de piedra, ladrillo, bambú, metal o hasta cuero, puedes hacerlo con infinidad de papeles pintados. La gran ventaja es que si te cansas, lo retiras y pones uno nuevo. Recuerda que si buscas mayor resistencia al desgaste, es mejor que elijas uno tejido no tejido (TNT), tienen una capa de vinílico que les permite instalarse incluso en zonas de mucho trote como cocinas, baños o el cuarto de los peques. Nuestro consejo es que hagas caso del fabricante y las etiquetas que acompañan a los papeles para elegir el que mejor se adapte al espacio donde piensas colocarlo. La resistencia a la luz, la humedad, el tipo de aplicación o su lavabilidad son fundamentales para que te dé un buen resultado. 

Esos materiales “de pega”

Sí, de pega porque dan el pego, y de pega porque son adhesivos. Ahora existen revestimientos adhesivos que se instalan en una mañana sin ningún tipo de obra. Tan fácil como pegar con masilla o con un adhesivo de doble cara. Además, nos sirven hasta para cocinas o baños. Normalmente son de PVC (machihembrado) o de vinilo (autoadhesivo), así que descuida, que no te van a dar problemas con los gérmenes, el moho o el polvo. ¿Sabes que pueden forrar hasta los techos? Tienes revestimientos adhesivos que imitan madera, mármol, cerámica, escayola o incluso cemento. Móntate un cabecero nuevo o dale una nueva imagen al suelo del baño ¡en sólo una mañana!

Frentes para la cocina

Su función es básica. Proteger el frontal de la placa de cocción y del fregadero de tu cocina de manchas y salpicaduras varias. Ya conoces los materiales clásicos, normalmente mármol, piedra natural o azulejos. Todos materiales muy resistentes, pero no del todo asequibles. Por suerte, ahora también contamos con otros materiales que los imitan bien sin que nos cueste la ruina. Por ejemplo, la pasta de vidrio. Se vende en forma de mosaico de pequeños azulejos de 2×2 y se colocan directamente sobre la pared. Su gran ventaja es que admiten muchas composiciones y, por supuesto, su precio. Pero también puedes usar revestimientos autoadhesivos efecto acero o madera, o incluso pintura especial para azulejos con la que lograr todos los efectos que imagines. 

Las nuevas molduras

“Las molduras son cosa de abuelas”. Seguro que más de una vez lo has oído o hasta repetido. Pero, de verdad, que nada de eso. Las molduras vuelven a estar de moda y no solo eso, sino que además son tendencia. Sobre todo ahora que se pueden imitar con otros materiales mucho más fáciles de aplicar y que encima no dejan rastro de polvo al instalarlas. Ahora puedes encontrar molduras decorativas, cornisas, rosetones, etc., en poliestireno y poliuretano. Son materiales que parecen escayola pero que se cortan más fácilmente (con cúter) y encima no pesan. Es verdad que van genial con los ambientes más clásicos, pero también hay modelos de líneas rectas que quedan de cine ambientes mucho más modernos. Estas nuevas molduras se pegan con adhesivo de montaje, así que cuando te cansas, se despegan y vuelta a empezar. ¡Mira que toque tan glam le da al escritorio la pared pintada de gris con sus molduras doradas! ¿Sigues pensando que es cosa de antiguos?

Suelos de “madera”

Nos encantan esos suelos espectaculares de madera que salen en las revistas, pero mira que son difíciles de mantener en condiciones, sobre todo si en casa tenemos niños o mascotas o nos gustan los tacones. Por suerte, ahora tenemos la opción de disfrutar de la apariencia perfecta de un suelo de madera, pero a base de materiales mucho más resistentes como el gres o el vinilo. La gran ventaja del primero, sin duda, es su gran resistencia a golpes, arañazos o incluso la humedad. Sin embargo, el segundo es aún más fácil de instalar y también da un resultado de 10 frente a todo tipo de ataques, a un precio más competitivo. Estéticamente tienes una carta interminable de modelos que imitan prácticamente todos los materiales (madera, cerámica, mármol). Se suministran en losetas o lamas y se instalan en tiempo récord. ¿Qué más se le puede pedir?

“Rastrelados”

En realidad estás cansado de verlos, pero tienen un nombre un poco original. Este tipo de revestimientos se colocan sobre las paredes directamente sin necesidad de ningún tratamiento previo. Eso sí, tienen que ser paredes “sanas” y libres de humedad. De lo contrario, solo estaríamos poniendo parches a un problema. El proceso pasa por colocar previamente los rastreles (o listones de madera) que harán de base a tu nuevo revestimiento. A partir de ahí, solo es cuestión de ir colocando lamas.Tienes modelos en madera y también en MDF, y los puedes colocar de todas las formas que imagines (vertical, horizontal, diagonal). ¿Y qué imitan? Pues, como te imaginarás, hay para todos. Desde la clásica madera hasta textiles como el lino o texturas minerales. Ahora la pared lucirá mucho más “chula” y además te hará de aislante acústico y también térmico ¡El clásico 2×1!

Facebook Comments