5 abril 2019

¿La habitación de tu hijo es minúscula?¿Está a punto de llegar otro bebé a la familia? Habitissimo te muestra habitaciones infantiles para convertir esa pequeña leonera en un cuarto infantil organizado y con posibilidad de ser compartido.

 

 

La cama en el suelo para añadir espacio visual

La cama en el suelo es, además de muy práctica para fomentar la autonomía de los niños más pequeños que pueden levantarse cuando prefieren (siguiendo los principios Montessori), perfecta para añadir espacio visual y no sobrecargar la habitación.

 

Camas alineadas y con almacenamiento debajo

En una habitación infantil larga y estrecha, poner las camas alineadas es una estupenda solución para que los niños sigan teniendo espacio de juego. Debajo, se puede aprovechar para poner cajones para guardar ropa de cama o juguetes.

 

 

4 en 1

Las familias numerosas no abundan tanto en los últimos años pero, si tienes la suerte de tener una de ellas, sabes que encontrar espacio para los niños no es fácil. Optar por tirar tabiques y juntar superficie y hacer una habitación común más grande puede ser la solución ideal.

 

Lo justo y necesario

Todos soñamos con un hogar con metros y metros cuadrados donde perdernos pero la realidad es que muchas veces es más bien lo contrario. Las habitaciones de los peques suelen ser las grandes perjudicadas en viviendas pequeñas. Si es así, hay que decidirse por ubicar lo básico. El dormitorio de la imagen es una buena muestra de ello. Una cama que crece con el niño y unas estanterías integradas entre ella y la pared son suficiente para un rincón agradable y funcional.

 

 

Volúmenes equilibrados

En una habitación infantil tan pequeña es importante jugar con lo volúmenes. Por ejemplo, encima de la cuna o de la cama, es mejor dejar espacio libre para que no quede recargado. Igualmente, en vez de colocar la estantería encima de la cómoda, se ha colocado justo al lado, encima del sillón. Se trata de valorar el conjunto para no sobrecarcagar el dormitorio.

 

No subestimes las literas

Las literas llevan usándose toda la vida para poder tener a los niños juntos. Y, realmente, es un elemento a tener muy en cuenta. Permiten optimizar el espacio y, si están colocadas como en esta habitación, deja mucho espacio en la cama de debajo. Además, el módulo permite sacar muchos cajones de almacenaje, tan necesario en un dormitorio infantil.

 

Un dormitorio infantil que evoluciona con tu hijo

Los niños crecen demasiado rápido, así que para optimizar la inversión en mobiliario lo ideal es que la habitación se pueda ir adaptando a sus distintas etapas. Hay muebles de cambiador que se pueden trasformar en escritorio en un futuro y la cuna, convertirse en una minicama quitando uno de los lados. Cuando siga creciendo el niño, se puede colocar otra cama en el sentido perpendicular y las barras pueden ejercer de cabecero.

Facebook Comments