Tiempo de lectura: 3 minutos

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que más utilizamos a lo largo del año. Además, su uso se ha visto incrementado los últimos meses debido a la creciente necesidad de almacenar alimentos derivada de la situación sanitaria actual. No obstante, un mal uso del mismo puede ser el causante de muchos de los problemas que encontramos en la comida al sacarla de la nevera.

Para evitar el deterioro de los productos es imprescindible distribuir correctamente el espacio y asegurarnos de que el frigorífico tiene un rendimiento óptimo. Beko, compañía de electrodomésticos referente en soluciones inteligentes para el hogar, te ofrece una serie de consejos prácticos para sacarle el máximo partido a tu frigorífico y garantizar la buena conservación de tus alimentos.

Examina el tamaño del frigorífico

Planifica tu compra con anterioridad en base al espacio disponible. La falta de un lugar adecuado para la colocación de nuestros alimentos suele ser una de las causas principales de su deterioro. A la hora de realizar una compra compuesta por alimentos conservados en frio, valora cuáles de ellos se consumirán en un corto plazo y cuáles pueden ser guardados en el congelador. A su vez, ten en cuenta los cajones y compartimentos del frigorífico en los que situarás la comida, para lograr una mayor optimización del espacio.

La importancia de la ubicación de los alimentos

La disposición u orden de los alimentos debe estar estrechamente ligada a su fecha de consumo. Coloca detrás los alimentos que se han adquirido recientemente y delante los alimentos más antiguos, con el fin de evitar el consumo de productos caducados. Asimismo, las diferentes zonas de tu nevera deben seguir un cierto criterio. La puerta, por ejemplo, es siempre la zona menos fría, siendo el lugar ideal para productos como salsas, mantequillas, o mermeladas.

ubicación de los alimentos dentro de la nevera

Uso del cajón 0º

Los modelos de frigorífico más innovadores cuentan con el llamado cajón de 0ºC, especialmente indicado para conservar tus alimentos frescos -carne, el pescado, embutidos y quesos- durante un mayor periodo de tiempo. Se trata de la zona con la temperatura más baja del electrodoméstico, ideal para situar alimentos delicados y que se consumirán en pocos días.

Colocación de frutas y verduras

Las frutas y las verduras deben colocarse en el lugar más templado del frigorífico, que es donde se sitúan los cajones inferiores. Algunos frigoríficos integran las soluciones más innovadoras en estos compartimentos.

Almacenaje en el congelador

Además del orden y la distribución del espacio en el frigorífico, no debemos olvidar el congelador. En el caso de contar con grandes cantidades de comida, procura almacenarla por raciones e indica la fecha de congelación. De esta forma, evitarás tener alimentos durante más de seis meses, que es el límite de tiempo de conservación, siempre y cuando la temperatura del congelador sea inferior a -18ºC. Recuerda que alimentos como las frutas pueden ser congelados también, resultando ideales para la elaboración de batidos o helados.

COMENTARIOS