12 julio 2018

Principios de julio y, ¡por fin llega el verano!

La primera ola de calor ha situado los termómetros entre los 35ºC y 45ºC, por lo que muchos hogares han empezado a pensar en cómo apaciguar el bochorno. Instalar un nuevo aire acondicionado o renovar el que ya tienen por uno más potente son dos de las soluciones posibles.

Antes de decidirse por una opción y plantear la obra, es muy recomendable estudiar las diferentes posibilidades que ofrece el mercado, desde las distintas máquinas a las fechas de instalación que le quedan disponibles al técnico. También los presupuestos, afirman expertos del comparador de productos financieros Credimarket.

El coste final variará según diversos factores como el aparato que se escoja, el tipo de instalación que requiera o las horas de mano de obra. La suma de todo ello puede resultar más elevada de lo esperado y, en estos casos, puede hacerse necesario recurrir a la financiación.

Las opciones son diversas, por lo que a continuación, detallamos cinco posibles vías para costear tu nuevo aire acondicionado, junto con algunas de sus ventajas e inconvenientes.

 

Anticipo de nómina

Se trata de un crédito que ofrecen los bancos a personas que tienen la nómina domiciliada, son clientes desde hace tiempo y disponen de un buen perfil crediticio. También, a aquellos que están al corriente de sus pagos o que no han sido incluidas en un listado de morosidad.

El dinero se puede obtener entre 24 y 48 horas después de que la entidad acepta la solicitud, por lo que la rapidez es una de sus grandes ventajas. Además, en muchas ocasiones no tienen intereses, sino que incluyen alguna comisión (que puede llegar hasta el 3,00%) por su apertura. Como contras, las condiciones para poder acceder al anticipo de la nómina y que el importe concedido, que suele ser el correspondiente a entre tres y seis nóminas, por lo que es limitado.

 

Préstamo preconcedido

Al igual que el anterior, estos también están destinados a clientes con un buen historial y que tengan contratados varios de sus productos. Se puede solicitar por internet, teléfono, sucursales del banco o los cajeros automáticos y el dinero suele estar ingresado en unas 48 horas. Otra de las ventajas es que el importe concedido puede ascender, en algunos casos,  hasta los 20.000 euros.

Como contra, suele aplicar intereses más elevados que el de un préstamo de consumo y que oscilan entre el 13,00% o el 15,00%.

 

aire acondicionado

 

Préstamo al consumo

En este caso, el cliente pide a la entidad una cantidad de dinero que usará para un fin concreto y se compromete a devolverlo, con unos intereses, en un plazo determinado de tiempo.

Antes de conceder el préstamo, las entidades estudian el perfil e historial crediticio del solicitante. Y, entre otros, suelen tener en cuenta que su porcentaje de endeudamiento no supere, normalmente, entre el 30 % y el 35 % de los ingresos.

Entre sus pros: el tipo de interés medio, según datos del Banco de España, se mueve en torno al 8,00% aunque depende de varios factores. Entre ellos, el perfil del cliente, el plazo de amortización o el importe solicitado, cuyo importe máximo se sitúa en 60.000 euros.

Como contras, señalar que el plazo de concesión puede alargarse hasta las dos semanas (a veces un mes). Además, en muchos casos exige un importe mínimo que suele ser de unos 3.000 o 5.000 euros, según la entidad. Así, si el coste de la obra no llega a esta cantidad, no se podrá escoger esta opción. Hay que tener en cuenta que se debe indicar la finalidad del préstamo y que es posible que se tengan que entregar justificantes de compra.

 

Tarjeta de crédito

Este producto bancario permite comprar aunque no se tenga dinero en cuenta y aplazar la devolución en uno o varios pagos. Los bancos las conceden a clientes con un buen perfil, ingresos estables y, entre otros, estudian cómo han respondido en el pasado al pago de préstamos o créditos. Se trata de la vía más rápida si se dispone de ella (de no ser así la emisión de tarjeta se puede demorar hasta un mes), ya que el dinero está disponible al instante. Otra de sus ventajas es la posibilidad de escoger la forma pago (un importe concreto cada mes o un porcentaje de la deuda). Sin embargo, suele añadir intereses elevados, que pueden superar el 25,00%.

 

Mini préstamo

Son préstamos por importes bajos, que se suelen mover entre los 800 y 1.000 euros. Se pueden contratar por internet o teléfono y una vez está aprobada la solicitud, el dinero está casi al instante en la cuenta.

Sin embargo, se suele devolver a corto plazo y en un único pago y los intereses que añaden son muy elevados. Es precisamente por ese motivo que no se recomiendan como fuente de financiación habitual y, según señalan expertos de CrediMarket, “sólo se debería recurrir a ellos en casos excepcionales”.

Facebook Comments