2 mayo 2016

Más de una vez has pensado que te gustaría pagar siempre el mismo importe de electricidad y gas natural en tu casa. Es posible que algún amigo te haya hablado sobre las cuotas fijas y las tarifas planas pero no te ha quedado muy claro. ¿Existen diferencias o similitudes entre ellas? ¿Cuál es mejor para mi hogar?

Antes de contratar cualquiera de ellas nos conviene saber en qué consiste y qué repercusión puede tener para nuestra economía. En el siguiente artículo se explicarán los aspectos básicos de cada una de ellas y así podréis decidir si contratarlas o no.

¿Qué es una tarifa plana?

Las tarifas planas están pensadas para los clientes que tienen elevados consumos en determinadas épocas del año. Por ejemplo, una persona que utiliza el gas natural para la calefacción en los meses más fríos o el aire acondicionado en los calurosos meses de verano. Su factura se disparará en esos periodos de tiempo y le supondrá un esfuerzo extra pagar la factura de energía.

Las tarifas planas establecen un coste por el término fijo y el de consumo que siempre se mantendrá igual. Esto permite al cliente pagar un mismo importe todos los meses y dejar de preocuparse por la factura. El principal inconveniente de esta tarifa es que tiene un consumo anual que no debe superarse.

Si el cliente realiza un consumo superior al fijado tendrá que pagar el precio del kWh más caro, pero solo por la cantidad de kWh que haya consumido de más, algo que puede encarecer la factura de electricidad o gas natural.

 

factura luz

¿Y las cuotas fijas?

Las cuotas fijas son muy similares a las tarifas planas pero factura la energía de una manera totalmente distinta. Para empezar, no establecen un consumo anual que no se deba superar sino que el cliente puede gastar tanta electricidad como gas natural necesite.

El cliente fijará una cuota que pagará todos los meses y que englobará el total de la factura de electricidad y gas natural. A final de año, la compañía hace una regularización del suministro del consumidor y determina si ha pagado más o menos de lo que debería.

  • Si ha pagado más de lo que debía se le ingresa el dinero o se le descuenta en la próxima factura.
  • Si ha pagado de menos tendrá que pagar la diferencia a la comercializadora.

Cuando se contrata una cuota fija, la comercializadora establece una tarifa de luz o gas, y basándose en esos precios establecerá la factura del cliente. Esta información es enviada por carta al consumidor cuando contrata y también cuando se renueva el contrato.

Ejemplo 1: tengo una tarifa plana en casa

Imaginemos que tenemos una tarifa plana contratada en casa porque no queremos tener altibajos en nuestra factura de energía. Es recomendable que sepamos nuestro consumo anual y llevar un control regular del mismo para impedir que lo superemos.

Pero a veces consumimos más de lo que esperábamos o incluso podemos consumir menos dependiendo de nuestras necesidades. Como cliente, nos podemos encontrar con los siguientes casos:

  • Mi consumo anual no ha superado el total fijado y he pagado todos los meses el mismo importe.
grafico_tarifa_plana

Fuente: Selectra

  • He superado el consumo que había pactado. En consecuencia, he pagado todas las facturas con la tarifa plana y además, un sobrecoste por los kWh de más que he consumido.
grafico_tarifa_plana_2

Fuente: Selectra

En este caso concreto, el cliente tendrá que pagar cada recibo de electricidad y gas natural, pero también el sobrecoste por la cantidad de kWh consumidos de más. (Este caso es orientativo y dependerá de cada cliente)

Ejemplo 2: tengo una cuota fija contratada

En las tarifas planas teníamos que estar pendiente del consumo energético que estábamos realizando. En las cuotas fijas tenemos que asegurarnos de fijar un total de la factura alto y así conseguir pagar más de lo que deberíamos a la comercializadora. Podemos encontrarnos con los siguientes casos:

  • He pagado más de lo que me correspondía así quela comercializadora me lo descuenta en la siguiente factura.

grafico_cuotas_fijas

  • He pagado menos de lo que debía y tengo que ingresárselo a la comercializadora.
Fuente: Selectra

Fuente: Selectra

En el primer caso, el cliente saldrá beneficiado porque ha pagado más de lo que debería y el importe se le devuelve con un descuento en su factura. Pero si establecemos un máximo muy bajo corremos el riesgo de tener que pagar cuando se realice la regularización.

Como podéis ver, las tarifas planas pueden ser muy recomendables para los consumidoresque establecen muy bien su máximo a pagar y que tienen un férreo control de su consumo. En caso contrario es mejor pagar mes a mes y no tener sustos a final de año.

Facebook Comments