7 diciembre 2017

El puente de la Constitución es el elegido por muchas familias para vestir su casa de Navidad. Si este es tu caso, pero te aterra que las luces del árbol disparen tus facturas energéticas, estos consejos del comparador de luz y gas HelpMyCash.com te darán ideas para que engalanes tu domicilio sin sufrir.

 

Decoración navideña de bajo coste

Desde el mes pasado, las tiendas de decoración están repletas de adornos navideños. Es más, el encendido oficial de las luces que decoran las principales ciudades del país fue hace días, por lo que parece que ya toca que desempolves todos tus cachivaches y pongas tu casa a punto para la Navidad. Ahora bien, si no quieres que el brilli brilli navideño se note en la factura de la luz, debes alejarte de las guirnaldas de cuando eras niño.

Aunque solo se utilizan unos días, las luces de Navidad con cierta edad son uno de los focos de incremento de las facturas energéticas. Para evitarlo, actualiza tu guirnalda por una de bombillas LED. Es más, si el estilo Stranger Things no es lo tuyo y prefieres un toque lumínico más discreto, te recomendamos las tiras de LED a pilas. Se trata de alambres muy finos que tienen pegadas las pequeñas bombillas, de modo que podrás enredarlas en cuadros, jarrones o plantas, dando un punto de luz o color. Actualmente puedes encontrarlas en tonos blancos (o amarillos), azules, verdes y rojos.

Otro de los elementos que puede resultar conflictivo es el belén. Si eres un aficionado, probablemente tengas algunos elementos motorizados, incluso agua en el río. Pero si únicamente se trata de un elemento decorativo como cualquier otro, lo suyo sería que apostaras por un modelo estático.

Tanto si llenas tu casa de luces, como si el belén requiere de suministro eléctrico, no te olvides de apagarlo siempre que salgas de casa. Pese a que te guste mucho lucirlo a través de la ventana, recuerda que este consumo se reflejará luego en la factura. ¿Realmente te compensa dejarlo encendido por si alguien por la calle levanta la mirada hacia tu ventana?

 

navidad factura eléctrica

 

Un hogar cálido sin necesidad de calefacción

Abeto, copos de nieve, personajes vestidos con ropajes cálidos… Es posible que estas imágenes te trasladen a un ambiente frío. Si eres un poco sugestivo esto supone un problema: o te abrigas más o tiras de calefacción. Si estás solo, probablemente una elección u otra te sea más indiferente. No obstante, si vives en familia, probablemente optes por los radiadores. Y así todos se sentirán más cómodos.

Pues bien, lo primero que debes tener en cuenta es que, si utilizas bomba de aire frío/calor, la temperatura no debe superar los 21º. Con cada grado de más que la subas, tu factura subirá hasta un 7 %. De igual forma, si en tu casa tienes calefacción por radiadores, abre solo los de las habitaciones que vas a usar. De esta forma, reducirás el consumo energético.

Ahora bien, si tu vivienda no está equipada con equipos de calefacción, no sufras. Existen diferentes formas de ganar unos grados sin necesidad de consumir luz o gas. Es cuestión de que seas previsor. Por ejemplo, si la familia viene a cenar, deja que entre el sol en la estancia durante todo el día. Una vez empiece a desaparecer, cierra cortinas y baja persianas, de modo que no se pierda el calor acumulado. Puedes ganar unos grados de más con telas más gruesas en cortinas y cojines o poniendo alguna alfombra si tienes suelo de gres. Es más, ¿por qué no dejar alguna manta térmica pequeña en el salón por si alguien no termina de sentirse cómodo?

 

navidad factura eléctrica

 

El menú de Navidad

Y nada mejor para contrarrestar el frío que una buena comida. Cada familia tiene sus tradiciones: cochinillo al horno, centollos, fabes o la sopa de galets son algunos de los manjares más típicos del país. Si este es tu caso, sé eficiente. Por ejemplo, procura utilizar la olla exprés en lugar de las cazuelas convencionales o aprovecha el horno para preparar más de un plato a la vez.

Es más, si puedes, intenta sacar los ingredientes un poco antes de empezar con la preparación, de modo que vayan cogiendo temperatura. Y, por supuesto, aplica los consejos de todo el año: utiliza las tapas en ollas y sartenes y no abras el horno constantemente.

Si por el contrario, en tu casa innováis en el menú cada año, no te pierdas entre pucheros y busca recetas de platos complementarios. Por ejemplo, si decides hacer una fideuá para comer el día de Navidad, haz el caldo el día antes. Un buen sofrito saca mucha sustancia, que rebajada con agua puede dar para una fideuá muy sabrosa o una sopa de escándalo para la Nochebuena.

En definitiva, la Navidad está a la vuelta de la esquina y no te vamos a engañar: el precio de la luz suele dispararse en estas fechas. Por ello, no te dejes llevar por el fervor de los villancicos y utiliza la cabeza para decorar y aclimatar tu casa, así como a la hora de agasajar a tus invitados con menús a la altura de un gran chef.

Facebook Comments