23 julio 2014

La potencia eléctrica contratada es la cantidad de energía que necesita un aparato eléctrico durante un periodo de tiempo. Se debe suscribir con la comercializadora cuando se va a contratar la luz en una vivienda, en función de la cantidad de electrodomésticos que usen a la vez, y aparece reflejada en la factura como el término de potencia.

El cliente que quiera disponer de luz en su vivienda tendrá que comprobar qué tipo de instalación eléctrica tiene y así podrá saber cuál será la potencia más adecuada para su suministro de electricidad:

• Las instalaciones monofásicas son aquellas que solo cuentan con una corriente alterna

• Las instalaciones trifásicas se caracterizan por tener tres corrientes alternas y dividir la potencia entre las tres

 

¿Cómo elegir la potencia eléctrica?

El consumidor debe elegir adecuadamente la potencia eléctrica que necesitará en su vivienda, dado que si se equivoca al contratar el término de potencia podría suponer un sobrecoste en su factura de luz o, por el contrario, saltar el Interruptor de Control de Potencia (ICP) y cortar el suministro momentáneamente.

Lo más recomendable tanto para nuevas altas de luz como para cambios de potencia contratada es calcularla previamente. Existen dos formas de estimar el término de potencia, que resultan muy eficaces y útiles para el cliente:

• Solicitar el asesoramiento de un electricista
• Utilizar una calculadora de potencia que determinará cuál será necesaria dependiendo de los electrodomésticos de la vivienda

El usuario puede recurrir a cualquiera de estas dos opciones para determinar que potencia contratada será la adecuada. La primera será la más eficaz, pero conllevará un coste para el cliente, mientras que el cálculo de potencia será gratuito.

 

¿Qué potencia eléctrica se necesita?

El Ministerio de Industria decidió regular las potencias eléctricas en el año 2006, para que las comercializadoras tuvieran los mismos términos de potencia. El siguiente cuadro muestra las potencias normalizadas, tanto para instalaciones monofásicas como trifásicas:

potencia electrica

Fuente: Selectra

¿Por qué es importante elegir la potencia contratada?

La potencia contratada es un concepto importante a la hora de contratar la electricidad en un domicilio. Si el cliente quiere ahorrar en luz, evitarse gastos excesivos innecesarios, lo mejor es que sepa cuándo tendrá que pagar por el término de potencia.

• El cliente tendrá que pagar por primera vez la potencia eléctrica cuando contrate la electricidad. Los derechos que se pagan a la distribuidora van ligados a esa potencia y se reflejan de la siguiente manera:

o Los derechos de extensión que son 17,37 €/kW + IVA
o Los derechos de acceso son 19,70 €/kW + IVA

 

• El término de potencia también tendrá que pagarse todos los meses en la factura de la luz, puesto que es un concepto fijo:

o La potencia eléctrica se multiplica tanto por el precio impuesto por la comercializadora como por el número de días del periodo de facturación

En el primer caso, el cliente solo pagará una vez la potencia eléctrica cuando solicite el alta de luz y solo tendrá que volver a pagarlo si más adelante necesita contratarla nuevamente. En el segundo caso, el término de potencia tendrá que pagarse todos los meses, incluso aunque el usuario no viva en el domicilio y, por lo tanto, no realice consumo.

 

Facebook Comments