26 septiembre 2018

El Gobierno ampliará los límites de consumo básico aplicables a cada uno de los perfiles de los consumidores beneficiarios del bono social eléctrico, y que fueron establecidos el año pasado en el real decreto aprobado por el anterior Ejecutivo del PP para aplicar descuentos entre el 25% y 40% del recibo de la luz para los hogares vulnerables en función de su nivel de renta y de su situación.

Según la última reforma del bono social eléctrico que fue aprobada el año pasado por el anterior Gobierno, el descuento del bono social de la luz sólo es aplicable a un consumo mensual básico que se asignará a cada tipo de hogar, mientras que el exceso sobre esa cifra se facturará a la tarifa regulada, el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

Este límite de consumo va desde los 100 kilovatios hora (kWh) al mes (1.200 kWh/año) para una familia sin menores, pasando por los 140 kWh (1.680 kWh/año) para pensionistas o familias con un menor y 170 kWh (2.040 kWh/año) si tienen dos menores, hasta los 300 kWh (3.600 kWh/año) si son familias numerosas.

Fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica indicaron a Europa Press que el Gobierno está trabajando en diferentes modificaciones del bono, “conscientes de que su actual configuración necesitas mejoras”, entre otras, la de ampliar estos límites de consumo básico.

Asimismo, el gabinete dirigido por Teresa Ribera es partidario de que para determinar el descuento se tome como referencia el consumo anual, y no el mensual.

En lo que se refiere a los límites máximos anuales con derecho a descuento, se van a revisar al alza, acercándolos a los valores medios reales de consumo de los hogares acogidos al PVPC.

 

Flexibilizar el mecanismo de cómputo de los consumos

Además, dentro de estas modificaciones, en las que se ha tenido en cuenta las observaciones de la Plataforma del Tercer Sector, con la que el Ministerio está trabajando, se prevé flexibilizar el mecanismo de cómputo de estos consumos con derecho a descuento, permitiendo que lo no consumido en un mes pueda ser utilizado en el resto del ejercicio.

En un plazo de seis meses, el Gobierno presentará una Estrategia contra la Pobreza Energética que ofrecerá una solución estable e integral para los consumidores vulnerables.

 

Facua denuncia que el bono social no supone un descuento del 25% o el 40%

Facua-Consumidores en Acción ha denunciado que el descuento en la factura de la luz de un usuario medio acogido al bono social eléctrico sólo puede representar un 11%, frente al descuento del 25% o el 40% que asegura el Gobierno.

Facua subraya que el Ministerio para la Transición Ecológica, en su campaña publicitaria, afirma que los descuentos afectan a la totalidad de la factura, cuando en realidad sólo se bonifican los primeros kilovatios hora (kWh) consumidos cada mes: 100 kWh si los beneficiarios son familias sin menores, 140 kWh si tienen un menor o son pensionistas, 170 kWh si tienen dos menores y 300 kWh si son familias numerosas.

Así, la asociación considera “lamentable que el Gobierno haya recurrido a una engañifa para falsear las características de un bono social absolutamente impresentable que fue diseñado por el Ejecutivo anterior” y pide que se ponga en marcha un nuevo modelo de tarifa “totalmente regulada a la que puedan acogerse la gran mayoría de familias en lugar de volver a introducir retoques en un modelo de bono social que ha sido un rotundo fracaso”.

Según sus cálculos, para un usuario de 366 kWh de consumo y 4,4 kW de potencia, la factura mensual del usuario medio, con las tarifas en lo que va de mes de septiembre, asciende a 83,56 euros (sin contar el alquiler del contador), mientras que, según la información que difunde el Ministerio para la Transición Ecológica, un beneficiario del bono social pagaría un 25% menos, es decir, 62,67 euros, si es considerado consumidor vulnerable, y un 40% menos, unos 50,14 euros, si es vulnerable severo.

Sin embargo, Facua subraya que la factura de un usuario medio con bono social que se beneficie del descuento del 25% en los primero 100 kWh mensuales ascenderá a 74,37 euros, siempre con las tarifas vigentes entre el 1 y el 24 de septiembre, importe que sólo es un 11% inferior a los 83,56 euros que pagaría sin el bono social.

En el caso de un consumidor vulnerable severo, el descuento del 40% en los primeros 100 kWh mensuales se traduciría en una factura de 68,85 euros, un 17,6% inferior a lo que pagaría si no tuviera bono social.

Facebook Comments