19 septiembre 2019

Poner remedio a la grave crisis climática requiere de una actuación inmediata y proactiva de todas las partes implicadas: entidades, administraciones y ciudadanos. Como consumidores es fundamental que tengamos información suficiente y veraz sobre las consecuencias de nuestros actos y qué podemos hacer al respecto.

Para poder establecer un buen plan de actuación contra el cambio climático, es necesario conocer cuáles son los hábitos de consumo y reciclaje de los consumidores y cómo podrían mejorar y por ello CECU ha realizado una encuesta a consumidores acerca de sus hábitos de consumo.

Los resultados reflejan que el 95,4% de los consumidores en España reciclan al menos uno de los ocho tipos de residuos que generan en el hogar, con un promedio de 5,8 por persona. Los residuos que más se reciclan son los envases (88,5%), el vidrio (84,5%) y el papel/cartón (83,4%); y, los que menos, los que se producen menos y los que poseen menos contenedores, como el aceite de cocina (57,1%), la materia orgánica (63,7%) y los medicamentos (63,9%).

El tamaño de los envases podría contribuir a mejorar el reciclaje

Según los consumidores, el porcentaje podría mejorarse si se redujese el tamaño de los envases (46,2%) o su diseño favoreciese la reutilización (37,8%). Las propuestas tecnológicas, como una aplicación de móvil (24,3%), o la incorporación de cubos de basura con inteligencia artificial (17,7%) cuentan con más apoyo entre los menores de 34 años. Por su parte, un 95,2% considera que el etiquetado debería indicar con claridad y sencillez si el producto es reciclable. La encuesta también nos ha permitido identificar falsos mitos en torno al reciclaje; el más extendido es la noción de que todos los residuos se pueden reciclar (72%).

También se ha realizado un sondeo entre 641 personas, al objeto de conocer qué información tienen y qué información demandan los ciudadanos respecto del medioambiente. Según el sondeo,  el 15% de los participantes que no sabe nada o casi nada sobre conceptos como “Cambio climático” y “Emisiones de CO2”, y muy pocas personas  (7-8 %) saben bastante o mucho.

Este dato puede relacionarse con que solo un 6,56% considera que la información que recibe es buena o muy buena.  La mayoría califica la información relativa a cómo vivir de forma más sostenible, regular. Los usuarios han destacado la necesidad de llevar a cabo más campañas formativas, especialmente en relación a la alimentación y a los productos de uso doméstico (productos de limpieza, cosméticos…). Las asociaciones de consumidores y las medioambientales, son las fuentes de información más confiables para los encuestados.

¿Qué propone CECU para mejorar nuestros hábitos de consumo?

Campañas de formación/información, educación para el desarrollo sostenible; mayor transparencia; una visión común compartida de toda la cadena de valor; y, una participación activa, permanente y colaborativa.

Facebook Comments