17 julio 2018

Uno de los trámites que más se producen en el sector energético doméstico es el cambio de compañía de luz y gas.

Las conocidas como comercializadoras son las encargadas de ofrecer las distintas tarifas, por lo que en caso de encontrar una más atractiva ofertada por otra compañía a la actual, se hará el cambio de forma automática al contratarla.

El cambio de compañía eléctrica y de gas natural es un derecho básico de todos los consumidores. Además, junto con dar de alta la luz, es de los trámites más solicitados, ya que es un cambio necesario cada vez que se contrata una nueva tarifa de luz o gas. Un dato: durante el último trimestre de 2017, se produjeron casi un millón de cambios de comercializadora de luz o gas natural en España, según datos de la CNMC.

Sin embargo, antes de hacer la nueva contratación, la duda nos asalta. ¿Realmente puedo ahorrar si cambio de compañía de luz o gas?

La respuesta es muy sencilla: sí, pero depende de la tarifa nueva que contrates. Al fin y al cabo, es el precio de la tarifa el que definirá si conseguirás ahorrar o no. Para saber hasta qué punto te compensa una compañía u otra, te recomendamos que utilices un comparador de tarifas de luz y gas que te oriente sobre la decisión más acertada.

Actualmente en el mercado existen multitud de tarifas de luz y gas que podrás contratar. Además, cada compañía del mercado libre ofrece tantos descuentos y promociones como desee, ya que su objetivo es que los clientes puedan encontrar las tarifas que mejor se adaptan a sus necesidades. Así, puedes encontrar desde tarifas con distintos tipos de discriminación horaria hasta tarifas duales de luz y gas con descuentos en los términos fijos de cada suministro, un seguro para ahorrar en los recibos mes a mes.

Por otro lado, el cambio de compañía energética puede realizarse en cualquier momento, por lo que esta no debe ser una traba para disfrutar de condiciones más ventajosas en los suministros de luz y gas. Al entrar a vivir en una vivienda nueva, por ejemplo, no tienes la obligación de continuar con los productos contratados por el anterior inquilino o propietario. Este puede ser el momento perfecto para hacer el cambio de titular junto a un cambio de compañía y ahorrar en tus facturas de luz y gas desde el primer día.

 

 

Contratar una nueva compañía de luz y gas

Como hemos visto, el cambio de comercializadora es muy frecuente, por lo que conviene tener en mente todo lo que conlleva. Para ello, hemos preparado un listado con las preguntas que más suelen hacer los consumidores cuando han de hacer un contrato con una nueva compañía de luz o gas.

 

¿Quién se encarga de hacer el cambio de compañía?

Si contratas una nueva tarifa de luz o gas con una compañía diferente a la actual, la nueva comercializadora se encargará de hacer todo el trámite necesario para que se efectúe el cambio de una a otra. Tú tan solo deberás encargarte de comprobar que en el nuevo contrato están todos los datos correctamente.

 

¿Tengo que pagar por el cambio de comercializadora?

Como tal, el cambio de compañía energética es un trámite cien por cien gratuito. En pos del derecho del consumidor a contratar en cada momento el producto que sea más beneficioso para él, toda modificación contractual de este tipo es gratuita.

En cualquier caso, habrá que comprobar si el contrato vigente cuenta con algún tipo de compromiso de permanencia, ya que, en tal caso, puede que haya que abonar una penalización si se finaliza antes de tiempo.

 

¿Cuánto se tarda en hacerlo?

El cambio de compañía se efectúa en un plazo de 15 a 20 días hábiles, el mismo periodo que se establece para la contratación de una nueva tarifa.

 

¿Qué necesito para cambiar de compañía de luz y gas?

Para hacer el cambio de comercializadora con la contratación de una nueva tarifa, será necesario que aportes algunos datos correspondientes a tu punto de suministro. Para que sea más sencillo siempre se recomienda tener a mano una factura anterior. En ella habrá que consultar el número del CUPS, la dirección del punto de suministro, la potencia contratada (en el caso de la luz), la tarifa de acceso (para el gas natural) y el número de cuenta bancaria.

Facebook Comments