30 septiembre 2013

Las constantes subidas en el recibo de la luz han hecho que el ciudadano de a pie se fije cada vez más en cuáles son los electrodomésticos que mayor cantidad de energía consumen con tal de poder controlar su gasto. Hacer un uso coherente de la energía y tratar de reducir el consumo ayudará a ahorrar en la factura y a ser más sostenibles con el medio ambiente.

Según el análisis ‘Estudio sobre consumo energético del sector residencial en España’, realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), hay una serie de electrodomésticos que engrosan de manera importante la factura de la luz. Hacer un uso coherente de estos, tendrá consecuencias positivas en todos los sentidos.

Lo mejor es hacer una compra de clasificación A para empezar a notar los beneficios de la eficiencia energética. Los electrodomésticos que más consumen son:

1. La nevera
Es el electrodoméstico que más gasta con diferencia. Supone el 30,6% de la energía total que se utiliza en los hogares. Así que, cuántas más “+” posea su clasificación, y partiendo de que sea A, mayor ahorro. Pasar de un grupo A a uno A+++, puede significar un beneficio de hasta un 60%: unos 450 euros anuales. Vigilar que no se forme escarcha o hielo también contribuirá al ahorro, ya que estos funcionan como aislantes y retardan el enfriamiento. No dejar la puerta abierta más tiempo del necesario o no guardar alimentos calientes son otras sencillas acciones que repercuten en la factura de forma positiva.

 

electrodomésticos-que-más-consumen_3

2. La televisión
Su uso significa un 12’2% del total debido a las horas que permanece enchufada. Apagar el aparato por completo antes de ir a dormir, y no dejarla en stand by, representa un importante gesto para empezar a ahorrar.

3. La lavadora
Con un 11,8% de la energía consumida, es el tercer electrodoméstico qué más caro resulta. Gastar menos luz y agua con ella pasa por lavar siempre a carga completa, emplear el programa de lavado en frío todas las veces que se pueda y elegir ciclos de lavado cortos.

4. El horno y la vitrocerámica
Aprovechar el calor residual a la hora de cocinar, emplear recipientes pequeños y tapar siempre los utensilios para cocción son los trucos para ahorrar luz más relevantes a la hora de cocinar con vitrocerámica. En cuanto al horno, lo mejor es no abrir la puerta del horno sin necesidad mientras se están haciendo los alimentos o preferir recipientes de fondo grueso, que reparten bien el calor. De todas maneras, recurrir al microondas es la mejor manera de amortiguar los gastos de cocinar con energía eléctrica.

5. El lavavajillas
Con un 6,1% es el quinto aparato eléctrico de la casa que más luz consume. Las instrucciones de uso eficiente son similares a las de la lavadora: hacer siempre cargas completas y usar programas cortos y en frío.

Siguiendo estos pasos, ajustar el recibo lo máximo posible y ayudar a proteger el medio ambiente será más fácil y efectivo.

 

Facebook Comments