5 julio 2018

El precio de la luz es una de las principales preocupaciones para la economía doméstica de los españoles. Saber cuándo es más barata y ajustar las tareas del día a día a estas horas es clave para ahorrar en las facturas de la luz.

Los recibos de electricidad suponen un gran desembolso en los hogares españoles mes a mes. Concretamente, el coste medio del suministro en nuestro país es de 576 € al año. Intentar reducir al máximo este importe es un objetivo claro, y muchas familias se preguntan constantemente cuándo cuesta menos la luz para aprovechar los precios más bajos. Sin embargo, para tener distintos precios de la luz durante el día es imprescindible contratar un tipo de tarifa con discriminación horaria.

Las tarifas más contratadas en España son las conocidas como tarifas base, que son las que tienen un mismo precio de la luz para todo el día. Con estas tarifas da igual la hora a la que gastes la luz, ya que te costará siempre lo mismo.

Las tarifas con discriminación horaria ofrecen distintos precios según las franjas horarias a las que se consuma. Estas pueden ser dos o tres.

  • Si es una tarifa con dos periodos horarios, se diferencian dos tramos. Esta es la tarifa que anteriormente se conocía como tarifa nocturna, ya que el tramo más barato es el que va de la noche al mediodía del día siguiente, aproximadamente. En este caso, habrá que tener en cuenta que las horas baratas cambian de una estación a otra. Concretamente, en verano son las que van de 23h a las 13h; en invierno, de 22h a 12h.
  • Las tarifas con tres periodos horarios también se conocen como tarifas supervalle o para vehículos eléctricos. ¿Por qué? Porque son especialmente útiles para quienes cuentan con coches de este tipo, ya que se supone que se quedarán cargando de madrugada, durante el tramo supervalle, cuando el precio de la luz será más barato. Durante el resto del día, se establecen las horas valle y las punta, siendo las punta las más caras. Los horarios de este tipo de tarifa son fijos durante todo el año, sin que intervenga la estacionalidad.

Por otro lado, los consumidores que tienen la tarifa de luz del Gobierno, el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), también tienen un precio de la luz distinto a cada hora. Precisamente, el PVPC se conoce como tarifa de luz por horas porque cada hora cambia el precio de la luz. Además, este se actualiza cada día según la oferta y la demanda prevista por el mercado mayorista.

Además, el PVPC también se puede contratar con discriminación horaria. De esta forma, se continúan aplicando distintos precios de la luz durante el día, pero varían dentro de unos rangos más o menos económicos de una franja a la otra.

¿Cómo saber cuánto cuesta la luz si tienes esta tarifa? Consultándolo en la web oficial de Red Eléctrica de España o en webs autorizadas como tarifaluzhora.es.

 

factura de la luz

 

Ajustar el consumo de luz a las horas baratas

Para que la discriminación horaria sea efectiva en cuanto al ahorro en las facturas, es necesario que el gasto de luz se haga dentro de las horas valle. Por lo general, se calcula que concentrando el 30% del consumo en las horas más baratas se consigue ahorrar en las facturas en gran medida. Esto supone el pequeño esfuerzo de programar las tareas que más consumen en estas horas, pero realmente no es tanto, ya que por lo general la actividad de los hogares se concentra en las horas de la tarde-noche durante la semana, y por las mañanas los sábados y domingos. Aprovechar estas horas para poner lavadoras, secadoras, planchar y conectar el lavavajillas, supondrá un buen ahorro en las facturas.

Actualmente, existen compañías del mercado libre que, además de la discriminación horaria al uso, ofrecen distintas tarifas de luz con precios más baratos por el consumo durante determinadas horas a elección del consumidor. Así, resulta aún más sencillo ahorrar, ya que cada usuario tendrá la certeza de que las horas seleccionadas corresponden a la parte del día en la que concentra su consumo. Estas tarifas son muy interesantes para quien tiene jornadas laborales intensivas o para familias que realizan grandes consumos los fines de semana, por ejemplo.

Facebook Comments