29 Septiembre 2014

La reducción de potencia contratada es una tramitación sencilla, rápida y totalmente gratuita para el cliente. Esta gestión es necesaria cuando se tiene contratado un término de potencia muy elevado, lo que implica que jamás ha saltado el Interruptor de Control de Potencia (ICP) y por lo tanto se paga por unos kilovatios (kW) que no se están consumiendo. Esto supone un gasto extra para el consumidor a final de mes, pero puede ahorrar en la factura de la luz planteándose la posibilidad de bajar la potencia contratada y ajustarla al término que realmente necesita en ese momento.

 

¿Qué potencia eléctrica contratar?

El usuario debe saber a qué término de potencia tiene que reducir, puesto que la distribuidora solo permite realizar esta gestión una vez al año y si se equivoca tiene que mantenerse con ella durante 12 meses. Por ello, antes de contactar con la comercializadora es preferible calcular la potencia contratada necesaria, y se puede utilizar cualquiera de estas maneras:

• Conocer los electrodomésticos que se utilizan y cuántos se conectan a la vez, determinando en cada uno de ellos cuánta potencia eléctrica consumen encendidos.

• Emplear una calculadora de potencia que permita estimar el término apto para sus necesidades.

• Los electricistas prestan asesoramiento sobre la potencia y la instalación eléctrica por un módico precio.

 

potencia de la luz

¿Cómo bajar la potencia contratada?

La única persona que puede rebajar la potencia eléctrica en una casa es el titular del suministro. En las viviendas alquiladas, se recomienda hacer el cambio de titularidad de luz y que así el nuevo inquilino pueda tramitar este aspecto sin ningún problema.

El cambio de potencia permite pagar menos en la factura de la luz, pero también es recomendable buscar nuevas opciones de tarifas eléctricas, que se ajusten mejor a las necesidades del usuario actual.

Para gestionar la reducción de potencia eléctrica basta con llamar a la comercializadora, la cual se encarga de solicitar una serie de documentos por teléfono y que son imprescindibles para tramitar todo en el menor tiempo posible:

• Datos del titular actual de electricidad (incluyendo Documento Nacional de Identidad -DNI-)

• Dirección completa de la vivienda (registrando el código postal, la localidad y la provincia del mismo)

• Potencia eléctrica actual

• Potencia contratada nueva

• Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que siempre aparece en el recibo de luz anterior

• Cuenta bancaria que puede ser la misma u otra distinta

Si la comercializadora necesita algún documento adicional, que deba enviarse por correo electrónico se pone en contacto con el usuario y le facilita un periodo de tiempo apto para enviarlo.

 

¿Cuánto tardan en reducir la potencia eléctrica?

La gestión por reducir la potencia eléctrica se tramita en la misma llamada por la comercializadora, pero el plazo estimado para que el técnico cambie el ICP es de 15 a 20 días hábiles, que es lo que tarda la distribuidora de la zona en mandar a un experto. El cliente sigue manteniendo el suministro eléctrico sin ningún corte en el mismo.

 

Precio de disminuir la potencia contratada en casa

Cualquier cambio en el término de potencia conlleva un coste, que debe abonar a la distribuidora y que no depende de la compañía de electricidad contratada. La reducción de potencia tiene un coste muy pequeño porque solo hay que pagar este derecho:

• El derecho de enganche equivale a 9,04€ + IVA.

 

Facebook Comments