5 Marzo 2015

Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Eficiencia Energética el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) recomienda a las comunidades de propietarios seguir cinco medidas básicas para conseguir la eficiencia en los edificios residenciales.

 

Encargar una auditoría energética

El primer paso para conocer cómo derrochan energía los edificios residenciales, un gasto que ya representa una tercera parte de las emisiones de CO2, es saber sobre qué elementos es necesario actuar. Por eso, el CAFMadrid considera prioritario intervenir desde la fase inicial de una rehabilitación energética del inmueble y no desde un solo elemento (cubierta, fachada, sustitución de calderas, ventanas…).

“Analizar la demanda y el gasto energético real de servicios comunitarios como el ascensor, la calefacción o la iluminación podría ahorrar a la comunidad hasta un 20% del consumo energético anual”, calculan los administradores. Para su presidenta, Manuela Julia Martínez, “la realización de una auditoría energética en la comunidad de propietarios no sólo posibilitaría la recogida de datos sobre el consumo del edificio, sino también los hábitos de consumo energético de los propietarios y/o inquilinos, tales como el horario de funcionamiento de calefacciones e iluminación y la recopilación de la facturación energética completa”.

 

Contratar a un gestor energético

Una vez recopilados los datos y consumos energéticos de la comunidad, es necesario descifrarlos y establecer pautas de actuación. “Para reducir la huella ecológica del edificio es vital la presencia de la figura del gestor energético, muy común en empresas pero no en comunidades de propietarios”, considera la presidenta del CAFMadrid.

Entre las actuaciones que más ahorro energético suponen para un edificio se encuentra el aislamiento térmico de la fachada (hasta un 15% de ahorro), el uso de calderas de alto rendimiento (las de biomasa permiten un ahorro de hasta el 50%) y cambios en la iluminación con detectores de presencia y luces LED en garajes y zonas comunes (ahorro de cerca del 50%).

 

Realizar un certificado energético único del edificio

En caso de que fuera necesario para una vivienda y/o local que se vende o alquila, el organismo recomienda aprovechar el momento para que la comunidad de propietarios encargue un certificado único del inmueble, “ya que sólo así se podrá conocer el estado general del inmueble”, cree Martínez.

 

Aprovechar la línea de ayudas establecida por el Gobierno

Hasta el 20 de octubre de 2015 o hasta agotar el presupuesto disponible (125 millones de euros), las comunidades capaces de mejorar la calificación energética total del edificio en al menos una letra, según la escala de emisiones de dióxido de carbono, pueden beneficiarse del Programa PAREER (Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética) gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Además, los administradores aconsejan la intervención eficaz de las Administraciones Públicas para una consecución exitosa de las medidas planteadas con anterioridad.

Sobre la legislación vigente, el CAFMadrid apunta que debería crearse un Libro del Edificio Energético para ampliar su contenido técnico con información energética procedente de los certificados o informes de evaluación del edificio, así como revisar con una mayor exigencia el Código Técnico de la Edificación (CTE). “Estos dos instrumentos son decisivos para conocer el diagnóstico energético del parque inmobiliario existente que, redundará en una mayor concienciación por parte de los comuneros”, concluye Manuela Julia Martínez.

En materia fiscal, para el CAFMadrid, es deseable que la Administración Pública potencie los métodos de financiación directa, con Planes Renove a nivel nacional, y premie a las edificaciones más eficientes con beneficios fiscales, como una reducción del IBI”.

 

Facebook Comments