18 noviembre 2014

El cliente puede solicitar un aumento de potencia contratada cuando esta es insuficiente. Esto implica que salta el Interruptor de Control de Potencia (ICP), debido a que se han conectado varios electrodomésticos a la vez y, al superarse este término, se corta el suministro eléctrico momentáneamente.

Esta gestión puede solicitarse con la comercializadora contratada o con cualquier otra que ofrezca mejores condiciones. De hecho, se trata de un trámite gratuito que se puede efectuar por teléfono, acercándose a una oficina o a través de un formulario en Internet.

 

¿Cómo calcular la potencia eléctrica que se necesita?

Antes de iniciar cualquier tipo de tramitación con la compañía eléctrica, el usuario tiene que asegurarse de qué término de potencia será el más adecuado para su vivienda para así evitar pagar más en la factura de la luz. Actualmente, los dos métodos más utilizados por los consumidores son los siguientes:

• Usar la calculadora de potencia, que ofrece una estimación basándose en los aparatos eléctricos del domicilio.

• Contratar a un electricista que se acerque a la vivienda y le ofrezca un asesoramiento sobre el término necesario.

La opción del electricista es la más fiable para el usuario, dado que no es una estimación como ocurre con las calculadoras, aunque conlleva una aportación económica para el técnico.

Además, hay que aclarar que la distribuidora de la zona solo permite gestionar un cambio de potencia contratada al año.

 

¿Qué necesito para aumentar la potencia contratada?

El trámite para incrementar la potencia eléctrica conlleva elevar el término fijo de la luz, lo que implica que el cliente debe pagar más en este aspecto y, posiblemente, le convenga buscar nuevos descuentos que le permitan ahorrar en electricidad.

El usuario tiene que contactar con la comercializadora escogida, asegurándose de tener todos los datos en el momento de la solicitud y facilitándole la siguiente documentación al operador que se encargue de atenderle:

• Información del titular del suministro eléctrico.
• Confirmar la cuenta bancaria.
• Dirección completa de la vivienda.
• Facilitar la potencia eléctrica actual y la nueva.
• Código Universal del Punto de Suministro (CUPS), que siempre viene indicado en cualquier factura anterior.
• Boletín Eléctrico de la vivienda. Este documento es necesario para viviendas con más de 20 años de antigüedad o si se solicita un término de potencia superior al soportado por la instalación.

Con toda esta documentación, la compañía de electricidad inicia la tramitación del aumento de potencia y, si necesita algún documento adicional, se pondrá en contacto con el consumidor en un breve periodo de tiempo.

 

Plazos para incrementar el término de potencia

El incremento de la potencia eléctrica tiene un plazo de 15 a 20 días hábiles, donde un técnico se acerca hasta el domicilio del cliente y cambia el actual término de potencia por el nuevo. Es posible que reciba una factura de luz con la potencia anterior, pero la siguiente ya incluirá todos los cambios establecidos.

 

¿Cuánto cuesta aumentar la potencia eléctrica?

El aumento de potencia eléctrica conlleva un coste, igual que la reducción , independientemente de la comercializadora con la que se realice, dado que es un importe que se abona a la distribuidora en base a los siguientes derechos:

• El derecho de extensión tiene un coste de 17,37€/kW + IVA.
• El derecho de acceso tiene un importe de 19,70€/kW + IVA.
• El derecho de enganche es siempre de 9,04€ + IVA.

La suma de todos estos conceptos es el importe que el cliente tiene que abonar, siempre a través de la siguiente factura de electricidad que llegue a la vivienda y nunca tiene que pagar al técnico que se acerca a su domicilio.

 

Facebook Comments