17 noviembre 2017

¿Cada vez que te llega la factura de la luz, temes abrirla? Si la respuesta es afirmativa, no creas que eres el único/a. Y es que el hecho de que el precio de la electricidad suba y baja de un mes a otro, no es nada tranquilizador. En este sentido, ahorrar en el recibo eléctrico se ha convertido en uno de los primeros objetivos de los consumidores.

Desde fotocasa te damos algunos trucos para ahorrar con tu factura y no dejar los sustos de lado. ¡Toma nota!

Cómo ahorrar luz

Discriminación horaria para ahorrar luz

La discriminación horaria puede ser un concepto difícil de entender, aunque en realidad se trata de una modalidad de tarifa muy sencilla que, en la mayoría de casos, puede ayudar a ahorrar en el día a día más de lo que crees. También puedes encontrarla con el nombre de «Tarifa nocturna», y es la que permite dividir el día en dos o en tres períodos, dependiendo de lo que se necesite. De esta forma, pagarás un precio distinto en cada uno de los períodos.

  • La discriminación horaria en dos períodos permite dividir el día en horario punta y horario valle. Mientras que el horario punta tiene el precio del kilovatio hora (kWh) más caro el horario valle tiene el más barato. Estos horarios están diferenciados entre invierno y verano para todos los consumidores.
  • La discriminación horario en tres períodos divide el día en tres: horario punta, horario valle y horario súpervalle. Esta discriminación mantiene el mismo horario durante todo el año y el precio del kWh más barato siempre será en el período  «súpervalle».

Lo cierto es que siempre se ha creído que la discriminación horario solo beneficiaba a los usuarios que estaban en casa por la noche, pero lo cierto es que, incluso sin ajustar los hábitos de consumo, puede resultar realmente beneficiosa, llegando a ahorrar hasta un 15 % en la factura de la luz.

Reducir la potencia contratada

Si a pesar de lo anteriormente comentado sigues teniendo dudas a la hora de contratar la tarifa con discriminación horaria por temor a pagar más, te proponemos rebajar la potencia eléctrica, siempre y cuando sea posible en tu domicilio. Es una buena manera de pagar menos en el término fijo.

Ten en cuenta, eso sí, que la reducción de potencia no puede hacerla todo el mundo. Algunos hogares tienen pocos kilovatios (kW) contratados y si se reducen más, puede llegar a saltar el Interruptor de Control de Potencia (ICP), que es lo que habitualmente llamamos «los plomos»

En este sentido, antes de reducir la potencia eléctrica deberías calcular cuántos kW tienes contratados en tu vivienda, así podrás sopesar si te compensa o no. En el caso de querer hacerlo, solo tendrías que hablar con tu compañía y facilitar los siguientes datos:

  • Datos del titular (DNI, nombre y apellido)
  • Datos del suministro (CUPS de la vivienda, potencia actual y nueva)
  • Datos bancarios

La reducción de potencia conlleva un pequeño coste, que se abona a la distribuidora y que se corresponde con los «derechos de enganche» que son 9,04 euros + IVA.  Ten en cuenta también que el cambio se efectuará en un plazo de 15 a 20 días hábiles.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que la potencia eléctrica solo se puede modificar una vez al año, así que piénsalo bien. A continuación te presentamos un cuadro con el ahorro que supondría reducir la potencia en el hogar:

potencia contratada

Fuente: Selectra

Comprueba cuánto pagas en tu factura de la luz

Lo primero que debes saber para ahorrar en la factura de la luz es qué estás pagando y a qué precio. En el recibo eléctrico podrás ver el precio del kWh y del kW, los servicios de mantenimiento contratados y cualquier coste extra.

Echa un vistazo a las ofertas del mercado

Verás que en el mercado hay muchas ofertas. Puede, de hecho, que no sepas cuál es la que mejor se adapta a ti. Lo mejor en este caso es usar un comparador de tarifas energéticas que te ayude a encontrar aquella que te permita ahorrar.

Otra cosa que deberías hacer es comprobar los descuentos de las diferentes ofertas que vayas bien: ver si son indefinidos o no, conocer el precio de la luz antes y después del descuento, saber si tienen servicios de mantenimiento asociaciones, posibles prestaciones, etc.

Por lo que respecta al cambio de tarifa, ni te preocupes, porque es muy sencillo, ya sea con la actual comercializadora o con la nueva. Tan solo tendrás que aportar la documentación básica (la misma que para la reducción de potencia), y esperar un plazo de 15 a 20 días hábiles. Por fortuna, el cambio de tarifa eléctrica no tiene costes añadidos, salvo que se tenga una permanencia con la compañía actual. Compruébalo antes de cambiarte para no llevarte sorpresas.

Cómo ahorrar luz

Mantén el control de tu consumo eléctrico

Imaginemos que ninguna de las anteriores opciones te ha servido para ahorrar en la factura de la luz. No pasa nada, porque hay todavía otra opción: controlar tu consumo de energía en el hogar. Es fácil, sencillo y lo puedes hacer a diario. Solo ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Ten cuidado con los electrodomésticos en stand by
  • Si tienes discriminación horaria, haz el mayor gasto energético en el período «valle»
  • Termina de cocinar con el calor residual
  • Si tienes calefacción eléctrica, emplea acumuladores o ponla cuando el precio del kWh sea más barato
  • Aprovecha la luz solar
Facebook Comments