13 agosto 2019

En tiempos en los que el precio del carburante parece seguir una senda ascendente -según el Instituto Nacional de Estadística se ha incrementado un 6,7% en el primer semestre del año-, el ahorro en combustible se está convirtiendo en una necesidad para los conductores. 

Una de las maneras más eficaces para ahorrar gasolina es realizar una conducción eficiente. Por eso, en Kelisto puedes encontrar algunos consejos básicos para conducir de forma provechosa. Con esto no solo darás un respiro a tu bolsillo, sino que además contribuirás a reducir la contaminación ambiental y las emisiones nocivas, una de las preocupaciones más actuales, sobre todo en las grandes ciudades.

1. Arranca el motor sin pisar el acelerador

Si tu motor es de gasolina, inicia la marcha inmediatamente después del arranque. Si es diésel, espera unos segundos antes de ponerte en marcha. Es recomendable apagar el motor en las paradas de más de un minuto y cambiar a la segunda marcha después de dos segundos o seis metros.

2. Elige la marcha más adecuada para circular en cada momento

Con ello puedes ahorrar hasta el 15% del combustible, lo que se traduce en un ahorro de 250 euros cada 20.000 km. La primera marcha solo debes usarla para iniciar el recorrido. Introduce la tercera cuando superes los 30 km/h, la cuarta si superas los 40 km/h y la quinta, a partir de los 50 km/h. Si tu vehículo dispone de una sexta marcha, introdúcela cuando superes los 80 km/h.

3. Usa la velocidad de circulación que necesites

Intenta mantener un ritmo uniforme, evita los frenazos, acelerones y cambios de marcha innecesarios. Desde Repsol aseguran que mantener una velocidad constante “permite ahorrar hasta un 15% de combustible”.

4. Desacelera correctamente

Para ello, levanta el pie del acelerador y deja que avance el coche con la marcha que lleves en ese instante. Frena de forma suave y reduce de marcha lo más tarde posible.

Siempre que puedas, intenta detener el coche sin reducir antes la marcha. Si dejas de acelerar con una marcha seleccionada, el consumo del coche es cero siempre que las revoluciones estén por encima del ralentí. Si te vas a parar más de 60 segundos es mejor que apagues el motor.

5. Anticípate y aplica la prevención

Conduce siempre dejando un espacio por delante de unos 2 o 3 vehículos. Así, cuando detectes un obstáculo o una reducción de velocidad, podrás levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

6. Vigila el peso del vehículo

Cuando se viaja con el maletero cargado, el consumo se dispara un 39% a 120 km/h. Por cada 100 kg de peso adicional se incrementa el consumo un 5% y el uso de la baca (vacía o no) aumenta el consumo del carburante entre un 2 y un 35%.

7. No olvides la aerodinámica

Los accesorios exteriores aumentan la resistencia del vehículo al aire y por lo tanto incrementan el consumo de carburante. Por ello, no es recomendable transportar objetos en el exterior del vehículo si no es estrictamente necesario.

8. Cierra las ventanillas

Circular con las ventanillas bajadas a más de 100 km/h incrementa el gasto en un 10%. Eso sí, en Repsol aconsejan bajar las ventanillas durante un breve periodo de tiempo si vamos a encender el aire acondicionado, “para expulsar el aire caliente”.

9. Vigila tus neumáticos

Si se circula con una presión de 0,3 bares inferior a la recomendada por los fabricantes, el consumo aumenta un 3%. En un año (20.000 km) el gasto extra medio anual se incrementa entre 80 y 100 euros.

10. No abuses del aire acondicionado

Con el aire acondicionado encendido, el consumo aumenta un 25%. Sin embargo, debes tener en cuenta que en verano, tal y como recomienda BP, es mejor circular con el aire acondicionado que con las ventanillas bajadas, porque esto nos ayudará a ahorrar en combustible.

11. Vigila el aceite

La elección incorrecta del tipo de aceite puede aumentar el consumo hasta un 3%.

12. El estado del vehículo influye mucho en el carburante que gasta

  • Revisa todos los controles electrónicos del vehículo al menos una vez al año: un motor mal reglado puede incrementar el consumo en un 9%.
  • Controla el nivel de agua y aceite, ambos inciden directamente en el funcionamiento del motor y su consumo. 
  • Es importante tener limpio el aceite y el filtro del aire para que la combustión sea más eficiente. 
  • Las bujías deben mantenerse sin residuos de la combustión, con el electrodo en buen estado y los inyectores libres de obstrucciones.
Facebook Comments