29 noviembre 2017

Con la llegada del frío llega el momento de preparar tu vivienda y encender la calefacción para hacer frente a las bajas temperaturas, tratando de que esto suponga un alto coste para tu bolsillo ¿Tienes dudas al respecto? ¡No te preocupes! Desde fotocasa te contamos todo lo que tienes que saber sobre los tipos de calefacción en pisos de alquiler.

¿Qué tipos de calefacción existen?

Aunque la climatización dependerá en gran medida de cómo es tu casa, los tipos de calefacción se pueden diferenciar según la fuente de energía (solar, eléctrica, biomasa, gas) o según el sistema utilizado (calefacción central, estufas de pellet, acumuladores, suelo radiante o calor azul). De entre todos los sistemas, los más utilizados son los siguientes:

Calefacción de gas

Al ser unafuente de energía limpia y eficaz, es una de las más utilizadas. Tanto para la cocina, como para calentar el agua y la calefacción, se pueden utilizar tres tipos de combustible:

  • Gasóleo C. Tiene la ventaja de que es idóneo para calentar superficies grandes, aunque hay que almacenarlo en grandes tanques dentro de la vivienda y su instalación es compleja.
  • Gas natural. Se trata de un gas que llega desde fuera, por lo que no hay que preocuparse por el almacenamiento. El gran inconveniente aquí es la dificultad de suministro en los lugares alejados de los cascos urbanos.
  • Propano. Es más potente que el natural, a pesar de que hay que prestar gran atención a los depósitos de gas para rellenarlos.

Calefacción eléctrica

Este tipo de climatización es otro de los modelos que más se utilizan en los hogares. En este caso se pueden distinguir dos tipos:

  • Por acumulación. La electricidad se convierte en calor por las resistencias existentes en cada calefactor eléctrico. Aunque es un sistema con una instalación muy básica y su coste inicial es económico, a lo largo del tiempo este tipo de calefacción podría afectar a la factura de la luz, ya que su importe se verá encarecido durante los meses que esta permanezca encendida.
  • Por convectores. Este sistema funciona gracias a las resistencias que calientan el aire que circula por los convectores. Al igual que el anterior, su instalación es rápida y barata, pero el termo del agua caliente consume mucho mientras está encendido.

Calefacción central

Una normativa europea del año 2012 decretó que, a partir del pasado 1 de enero de 2017, todas las comunidades de vecinos con este tipo de calefacción, deberán instalar contadores de consumos individuales con el fin de cuantificar la cantidad de calor en cada vivienda. Y aunque este nuevo modelo aún no se está aplicando del todo a nivel legal, es un sistema muy demandado, ya que permitirá regular la temperatura de una mejor forma y mantener la temperatura en toda la casa.

¿Qué otras opciones hay para combatir el frío?

Aunque los sistemas de climatización son el remedio perfecto para poder hacerle frente al frío, debemos tener presentes una serie de pautas que nos ayudarán a reducir el consumo de calefacción en la vivienda.

Calefacción en pisos de alquiler

Regular la temperatura para reducir el frío

Los expertos aconsejan mantener la vivienda entre 19 y 21 grados durante las horas diurnas y entre 15 y 17 durante la noche. Para poder controlarlo, el elemento más eficaz es un termostato, ya que con él podrás regular la temperatura dependiendo del momento que sea. Aunque pienses que no es un tema relevante, tienes que prestarle atención, ya que, por cada grado de más, el consumo se incrementa un 7 % y la factura se encarece.

Evita las pérdidas de calor

Aunque tengamos la calefacción encendida todo el día, si hay fugas de calor en el inmueble, es muy difícil conseguir la temperatura óptima en casa. Para ello, revisa si existen rendijas o grietas que provoquen el escape de la calefacción y, en caso de que existan, repáralos. También, para evitar que la factura se incremente, presta atención al aislamiento de tu casa: una vivienda hermética hará que el calor dure más tiempo.

 

Y ya por último, aunque es algo lógico, no esta de más repetirlo: en los meses de frío, no dejes abiertas las ventanas (con diez minutos de ventilación a primera hora de la mañana es suficiente).

Facebook Comments