1 julio 2014

Las altas temperaturas se empiezan a hacer notar ya a comienzo de verano. Lo mejor para evitar el calor en casa es realizar obras de aislamiento o instalar el aire acondicionado, sin embargo, existen algunos trucos que pueden ayudar a disminuir la sensación de agobio en la vivienda sin necesidad de hacer reformas…

 

1. Textiles refrescantes

Una elección adecuada de los textiles ayudará a disminuir la sensación de bochorno dentro del hogar. El algodón, lino o la gasa son algunos de los tejidos más ligeros y, usados en las fundas de sofá, cojines, manteles y ropa de cama, proporcionarán una imagen mucho más fresca y vaporosa. Además, apostar por los colores blancos, los tonos claros y los estampados alegres intensificará esa sensación.

 

2. Cortinas y persianas

Las cortinas no sirven sólo para dar intimidad, también actúan como elemento aislante protegiendo de los rayos del sol. Por eso, es importante que permanezcan echadas durante las horas centrales del día. Esto mismo es aplicable, en mayor medida a las persianas, que, además, impiden que tanto el vidrio como el marco exterior de la misma se calienten.

 

3. Toldos, sombrillas y pérgolas

Para ventanas, balcones, terrazas o patios. Los toldos, como las cortinas, absorben los rayos solares y evitan que los muros exteriores de la vivienda se calienten. Es importante acordarse de extenderlos antes de que empiece a calentar el sol y plegarlos al atardecer, para facilitar la ventilación. Las sombrillas y las pérgolas crean un espacio de sombra perfecto para desayunar, comer o descansar.

 

4. Aparatos de climatización

Frente al aire acondicionado, los ventiladores son más económicos, no necesitan instalación y pueden transportarse de una habitación a otra, como los aparatos de aire acondicionado portátil. Estos últimos cuentan con funciones de deshumidificación del aire y, aunque no son tan potentes como los splits, resultan perfectos para refrigerar estancias pequeñas.

refrescar hogar sin obras

5. Iluminación de bajo consumo

La elección del tipo de bombillas para iluminar los diferentes espacios también puede afectar a la temperatura del hogar. Así, las bombillas de bajo consumo y las luces LED desprenden menos calor que las incandescentes, un factor que en verano puede ser crucial.

 

6. Láminas solares

Estas películas de plástico se pegan en los cristales y reflejan los rayos del sol. De esta forma, se reduce considerablemente el calor en la vivienda, disminuyendo también el consumo energético producido por el uso de ventiladores.

 

7. Plantas y jardines, los pequeños aliados

Si se tiene jardín, se puede plantar algún árbol de hoja caduca que deje atravesar la luz en invierno y cree una agradable sombra en verano. Otras plantas, como arbustos y parras, contribuyen a disminuir la sensación térmica en la vivienda, al absorber parte del calor.

 

8. Otros gestos muy sencillos

Hay factores que determinan la temperatura de la casa, como la orientación de la vivienda o la existencia de un patio interior. Mover el sofá lejos de las ventanas, ventilar la casa durante la noche y cerrar herméticamente durante el día o apagar los aparatos que desprenden calor, como el ordenador o el horno, son pequeños gestos que ayudan a refrescar la vivienda.

 

Facebook Comments