20 abril 2018

Leer es vivir miles de historias. Es volar muy lejos de aquí. Sumergirse en los libros puede ser una de las experiencias más increíbles del mundo.

Podemos hacerlo en todas partes. Mientras esperamos el autobús. De viaje en tren. En la playa. En un banco al sol. Pero, ¿hay nada comparable a disfrutar de la lectura en casa? Las auténticas ratas de biblioteca suelen tener en sus casas rincones especiales para leer cómodamente.

Si además eres de los que disfrutan comprando libros, creando y organizando tu propia biblioteca, hoy tenemos un buen número de propuestas interesantes para ti. Son rincones de lectura y bibliotecas muy especiales, que harán las delicias de los verdaderos amantes de los libros. ¿Listo para adentrarte en ellas?

 

Una rincón de lectura clásico

Si eres un lector clásico, vamos a proponerte un rincón de lectura clásico. En realidad, bastaría con ubicar un sillón tradicional – o dos (tantos como lectores y espacio tengas en casa, claro) – en una esquina, junto a estanterías clásicas o cajones de almacenaje. Cada uno organiza sus libros como puede y quiere. Te hará falta una pequeña mesa y una lámpara que te ayude a iluminar tus lecturas.

 

Convertir una pared en estantería

¿Te falta espacio en casa para almacenar tus libros? ¿Te sobra una pared? Pues entonces tenemos la solución a tu problema de almacenaje. Si la pared lo permite, puedes abrir una serie de espacios, fabricados con madera, pladur u otros materiales similares para crear estanterías a tu gusto.

Si te sobran unos metros en la habitación, también puedes aprovechar para ubicar un sillón aquí. Tendrás más espacio para guardar tus libros y habrás creado un rincón de lectura prácticamente de la nada.

 

Un lugar para leer con niños

Leer siempre es mejor si podemos hacerlo en un lugar agradable y bonito. También para los más pequeños de la casa. No necesitarás demasiados elementos: una alfombra agradable y mullidita, unos cuantos cojines y una estantería o cajón en los que guardar sus libros favoritos. Nadie podrá resistirse a leer aquí. ¡Los mayores tampoco!

 

Una biblioteca muy luminosa

La iluminación es un factor clave a la hora de crear un rincón de lectura en casa. Y conseguir que además sea agradable. Esta librería es muy clásica. Y no tendría nada de especial, si no fuera porque sus dueños han instalado un sillón y un reposapiés en una de las zonas más luminosas de su casa. Las sensaciones de confort y recogimiento son incomparables.

 

Una librería en el pasillo

Cualquier rincón es idóneo para instalar una librería. También un pasillo o un recibidor. ¿Tienes un poco de espacio y necesitas urgentemente estanterías para guardar tus libros? Este pasillo con salida al jardín es un rincón encantador para sentarse a elegir tu próxima lectura. La decoración elegida es clásica, en colores suaves y la librería está muy bien iluminada, gracias a la luz natural y a los apliques instalados en el techo.

 

Una estantería vintage

Formas sinuosas en hierro forjado para un espacio vintage. Si tu biblioteca es ecléctica y te gusta mezclar estilos, aquí tienes un ejemplo estupendo de cómo organizar tus libros de una manera original. Si tu casa admite las ideas arriesgadas, puedes optar por una estantería fuera de lo común.

 

Una biblioteca minimalista


Es una biblioteca vanguardista, con aires minimalistas, ideal para un estudio de diseño
. O una casa con un estilo muy contemporáneo. Una arquitectura amplia y espaciosa para organizar tus libros y manuales. Sus formas geométricas nos ofrecen una agradable sensación de orden y continuidad. 

 

Leer en el ático

¿Por qué conformarnos con un pequeño rincón de lectura si podemos disfrutar de un amplio ático? Si tienes una habitación a la que no das ningún uso en casa, aquí tienes una oportunidad de oro para crear una amplia biblioteca. Puedes instalar estanterías a tu antojo y, si cabe, un espacioso sofá para leer con total comodidad. ¿Es o no es un sueño hecho realidad? 

 

Una escalera de libros

He aquí otra genialidad. Una biblioteca en la escalera. Puede que lo hagas por falta de espacio. O porque quieres dar a tu hogar un toque de diseño único. La parte inferior de la escalera puede no servir absolutamente para nada. O convertirse en una casa fantástica para tus preciados libros.

 

Lectura en la cama

Leer en la cama puede ser una actividad muy reconfortante. Una rutina diaria que te ayuda a despedirte de la jornada y a conciliar el sueño después de un largo y duro día de trabajo. Un momento de recogimiento en el dormitorio, al que jamás querríamos renunciar. Estas hornacinas son estupendas para sacar espacio de donde no lo había y tener la lectura siempre mano.

¿Cómo es tu rincón de lectura? ¿En qué lugar de tu casa sueles disfrutar del placer de leer?

Facebook Comments