7 diciembre 2018

¿Cómo podríamos conseguir que esta Navidad nuestra casa esté a la última? Una de las claves es incorporar el oro a tonos fríos, cálidos o neutros al hogar. Combinan con todos los accesorios y muebles que ya tenemos. Eso sí, hay que aplicarlos en pequeñas dosis para que el resultado sea verdaderamente espectacular. habitissimo nos propone una serie de ideas para conseguir que nuestro hogar brille en Navidad.

 

dorado navidad

 

Incorporar el oro a nuestro hogar

Los detalles dorados y sin excesos son tendencia este otoño e invierno que se aproxima. Aunque algunos lo consideran pretencioso, este color crea hogares sofisticados y ambientes glamurosos, muy al estilo del antiguo Hollywood.

En diferentes accesorios, materiales y texturas, el dorado se alza como complemento decorativo para todas las estancias de la vivienda. Usado con prudencia y en su justa medida, lejos de ser cargante y rococó, imprime un sello moderno y muy chic, apto para todos los estilos.

 

El dorado inunda los textiles

Esta temporada, este metal precioso vuelve a colocarse en el pico más alto de las tendencias en decoración. Materiales como el algodón, el poliéster, el cuero o las lentejuelas darán unas pinceladas de resplandor a las telas de nuestro hogar. Lo veremos cojines con detalles dorados, en pufs de cuero, en bordados de mantelerías, alfombras, cortinas o tapizados. Nos vendrá muy bien para crear un ambiente de lujo festivo, ideal para estas fechas.

 

 

Cocinas lujosas

No hace falta incorporarlo de manera integral, solo coloca algunos detalles dorados. En lámparas, grifería, o pomos de puertas sobre fondos neutros supondrá el contrapunto idóneo para esa mezcla de estilos tan de moda este invierno.

 

Un estilo, one office

Usar una o dos piezas en este tono metálico hará que luzca con más intensidad toda la decoración de nuestra zona de trabajo. Los tonos oscuros, como negros o grises mezclados con oro, funcionan muy bien y crean un ambiente un poco más masculino, moderno y elegante. Los pasteles, como lilas, rosados o radiant orquid (morado), dan un aire femenino y chic. Lámparas de techo o sobremesa, complementos de pared o de escritorio, hasta elementos de mobiliario como sillas o mesas pueden dar ese acento de color que no pasará desapercibido. Acompañado con una buena iluminación, para que los contrastes destaquen tu combinación, resultará un éxito. 

 

Paredes osadas

Otra opción para la decoración con oro es la pintura de paredes, el empapelado o incluso los vinilos. Las paredes doradas reflejarán la luz y nuestra vivienda se transformará por completo. Podemos optar por cubrir una sola pared y combinarla con otros colores como el blanco, el gris o los naturales como crema o “sand” (beige) Sí, se trata de una propuesta arriesgada, pero obtendremos un efecto único y actual que nos diferenciará del resto.

 

 

Gold and White

El blanco es uno de nuestros colores predilectos por su luminosidad, limpieza y minimalismo. A juzgar por las tendencias, parece que también lo es para algunas marcas de decoración. Por eso hemos decidido no abandonarlo. Manteniendo este imprescindible, decoramos la Navidad incorporándose el “gold”, uno de los protagonistas por excelencia de este tiempo.

Facebook Comments