10 noviembre 2013

El dormitorio es y debe ser el paraíso del descanso y relax. Un lugar donde olvidarse de los problemas diarios. Sin embargo, para poder desconectar sin problemas, se ha de seguir una máxima: el orden… Éste ayuda a ampliar el espacio visualmente, evita perder el tiempo buscando aquello que se necesita y genera una sensación de confort y relax. Pero, para lograrlo, se necesita seguir una serie de premisas.

Lo normal es que, en cada estancia, se distingan varios ambientes. En el caso del dormitorio es habitual encontrarnos con la zona de descanso y la de vestidor, incluso una de estudio o lectura o una para acicalarse, según las necesidades de cada uno. Cada una de estas zonas deben disponer de los elementos necesarios para cubrir el almacenaje de los objetos que correspondan.

 

Vestidor_1

Foto: Ikea

Así, el vestidor debe contar con armarios, de estructura abierta o cerrada, cajoneras y/o cómodas para guardar jerséis, camisetas y la ropa interior, colgadores para pantaloneros y otros complementos que permitan organizar las prendas y mantenerlas recogidas.

Para la zona de descanso, la de la cama, lo ideal es disponer de una mesilla de noche, que haga de zona de apoyo del despertador, las gafas o la lectura de turno. Las colchas, sábanas y zapatos, entre otros, pueden ir en canapés, cajas o cajones en el espacio que hay bajo la cama.

 

Tocador_1

Foto: Ikea

De haberlas, la zona de lectura o belleza deben estar compuestas por complementos como mesas auxiliares o pequeños muebles con almacenaje, como escritorios o tocadores, además de sillas, pufs o taburetes. Las cajas y cestos ayudarán a mantener los objetos pequeños en orden.

Cuando los metros escasean en el dormitorio, lo mejor es optar por muebles multifuncionales, que ocupan menos espacio y realizan varias funciones a la vez: camas con cajones, canapés, sofás-cama, pufs con almacenaje y hasta reposapiés que hacen las veces de mesa auxiliar. Con ellos ganaremos en funcionalidad y espacio.

Mantener la sensación de orden en el dormitorio pasa por esconder todo aquello que no queramos dejar a la vista de cualquiera, lo ideal es utilizar complementos que nos puedan ayudar a ocultar objetos: baúles, cajas, cestas, armarios, cajones, carpetas, portadocumentos…

 

Cajón_cama_1

Foto: Ikea

El uso de estos y otros tantos elementos con almacenaje permite tener una visión más limpia y organizada de la estancia. Eso sí, estos estos complementos también deben mantenerse en orden si se quiere encontrar aquello que se necesita sin perder el tiempo.

Además, ocupar la mínima parte de suelo posible a la hora de colocar muebles y demás accesorios, supone ganar amplitud visual de la estancia. Lo ideal es poner los muebles justos y necesarios, aprovechando esquinas, paredes o traseras de puertas para colocar estanterías rinconeras, baldas, o percheros, que eviten abarrotar el espacio.

Sea como sea, mantener el dormitorio en orden pasa por guardar cada cosa en su sitio, evitando dejar nada fuera de su lugar. Tener la estancia siempre limpia y evitar acumular aquello que no utilizamos, es vital también para lograr este objetivo.

 

Facebook Comments