22 noviembre 2019

El hall o recibidor es la estancia que nos recibe después de la jornada laboral o de un viaje y, además, es lo primero que ven nuestros invitados. A pesar de esto, puede que sea la parte en la que menos tiempo invertiste al decorar tu casa, pero es la primera impresión que tendrán tus invitados al entrar en tu casa. Por este motivo, habitissimo te ofrece una lista de los errores que no debes cometer al decorar un recibidor

Descuidar el estilo

Al ser el recibidor una zona de paso, puede que no le concedamos la misma importancia que a otra estancia de la casa. Por ser un espacio de tránsito, el mobiliario que escojamos debe ser escaso y no demasiado grande, pero esto no es sinónimo de que no refleje nuestra personalidad. Decoralo acorde al estilo global de tu casa e integra pequeños toques a tu gusto como un espejo, plantas o algún cuadro. 

Saturar el espacio

Aunque cuentes con un extenso recibidor la clave del éxito es siempre tener presente no recargar el ambiente. El mobiliario suspendido, los armarios lacados en el mismo color que el fondo o con frentes de espejo resultan visualmente más ligeros y más estéticos. Recuerda la máxima que menos es más. 

Olvidarse de la iluminación

La luz es fundamental en cualquier estancia. Si tienes la suerte de poder abrir una ventana o acristalar tu puerta de entrada para que entre la luz natural, no lo dudes. Si no, siempre puedes usar la luz artificial, una iluminación suave dará un toque cálido y acogedor a tu casa.

No usar las posibilidades del color

Los colores tienen el poder de transmitirnos diferentes sensaciones: los tonos cálidos y neutros nos crearán ambientes de bienestar y los azules, verdes y grises nos calmarán a la hora de volver a casa. Además el color puede ayudarte a diferenciar ambientes si no cuentas con mucho espacio físico, pinta una pared de otro color y te ayudará a delimitar la zona del recibidor

Si tu casa tiene gotelé, a lo mejor ha llegado el momento de quitarlo para lavarle la cara. Empieza por el recibidor que según habitissimo tiene un coste de 400 euros y cambia la primera impresión de tus invitados. 

No pensar en nuestras necesidades

A la hora de distribuir el hall piensa en las primeras cosas que haces al llegar a casa y qué elementos necesitas para conseguir la máxima comodidad: dónde dejar las llaves, los abrigos, si quieres almacenar en la entrada los zapatos… Destina cada apartado del almacenaje a una función y proponte mantener el orden para que no reine el caos en tu hall.

No aprovechar el espacio

Agudiza al máximo tu ingenio para sacarle partido a cada rincón. Elige un mueble con poca profundidad pero que aproveche toda la altura de la pared o instala un sistema de colgadores en forma de raíles. Un desnivel de la pared, un tabique o cualquier ángulo aparentemente inservible puede convertirse en el lugar perfecto para instalar tu rincón de almacenaje.

Facebook Comments