27 mayo 2014

En un espacio normalmente reducido como el baño, la funcionalidad y la comodidad resultan muy importantes. Hacer que se convierta en un lugar práctico, ordenado y lo más amplio posible es fácil si se cuenta con los elementos adecuados…

 

Baño funcional

Foto: Leroy Merlin

1. Armarios de pared y muebles bajo lavabo

Se trata del mobiliario más importante para el almacenaje de los complementos textiles y de belleza. Toallas, secadores y productos cosméticos estarán a salvo del polvo y la humedad gracias a los armarios de pared y los muebles bajo lavabo. Estos últimos se integran en el lavamanos aprovechando un espacio que, de otra forma, quedaría desierto.

 

2. Radiador toallero

Este elemento 2 en 1 es realmente práctico, especialmente en épocas de frío. Guarda las toallas a la vez que las mantiene calientes. Si no se tiene uno de estos, se puede optar por colocar una rejilla metálica cerca del radiador, que permita calentar las toallas húmedas, sin tapar la salida del calor.

 

Baño funcional

Foto: Ikea

3. Perchas, baldas, colgadores de pared o puerta

Aprovechar las puertas y paredes resulta perfecto cuando el espacio disponible es reducido. Si se opta por elementos pequeños o de cristal, resultarán más livianos visualmente; Las baldas de pared de vidrio son un gran ejemplo de ello: encima del lavabo, del inodoro o al lado de la bañera, permiten tener los objetos cerca del lugar donde se necesitan. Los colgadores o las perchas, tanto en la pared, como detrás de la puerta, son ideales a la hora de colgar textiles como albornoces o toallas.

 

4. Carritos con cestas o cajones

Este tipo de muebles auxiliares son muy prácticos a la hora de almacenar toallas u otros complementos de baño. Su movilidad permite tener todo a mano cuando se necesita, manteniéndolo apartado el resto del tiempo para que no moleste. Las cestas o cajones posibilitan la separación de los productos.

 

Baño funcional

Foto: Ikea

5. Bancos, baúles o taburetes decorativos

Si no se pueden poner muebles de gran capacidad por la falta de espacio, siempre se puede optar por colocar pequeños bancos, baúles o taburetes decorativos donde tener a mano los textiles de baño o la ropa.

 

6. Espejos grandes o con almacenaje

Que los espejos dan mayor sensación de amplitud es algo de sobras conocido. Por eso, lo ideal será ubicar uno de grandes dimensiones sobre el lavabo. Si no es posible, habrá que conformarse con uno de un tamaño más reducido. Una opción muy práctica es la de elegir uno con almacenaje, en el que, al menos, quepan medicamentos y otros productos para la higiene personal.

 

baño funcioanl

Foto: Ikea

7. Bandejas o esquineras para la ducha o lavabo

Rinconeras de pared y bandejas de madera o metal, fijas o adhesivas, terminan siendo de gran utilidad a la hora de dejar el gel, champú, mascarillas, esponjas, cepillos y otros elementos imprescindibles para el aseo diario.

 

8. Tarimas de madera para la ducha

La típica alfombra de baño, los patitos adhesivos y otros elementos típicos pensados para evitar los peligrosos resbalones en la ducha están empezando a sustituirse por atractivas tarimas de madera, pensadas para aguantar el agua y la humedad. Igual de prácticas, pero más duraderas y elegantes.

 

baño funcional

Foto: Ikea

9. Cestos, cestas, cajas y organizadores

Los cestos, cestas, cajas y otros organizadores son realmente imprescindibles para lograr mantener el orden en el baño. Estos no sólo sirven para perder el tiempo buscando aquello que se necesita, también ayudan a ganar espacio a la vez que aportan carga decorativa a la estancia.

 

10. Mamparas de cristal

Las cortinas de baño se estropean con el paso del tiempo. Las mamparas de cristal, no sólo resultan más higiénicas, también son más fáciles de conservar y aportan mayor luminosidad y sensación de amplitud al espacio.

 

Facebook Comments