18 junio 2019

PUBLIRREPORTAJE

Para dar un nuevo aire a tu casa no hace falta hacer grandes reformas. Nada más lejos de la realidad. A veces solo es necesario con dar un color distinto a través del mobiliario, los textiles o los objetos decorativos para que el salón, el dormitorio, la cocina o incluso el baño parezcan absolutamente renovados.

De hecho, ni tan siquiera hace falta que cojas brocha y pintura y pongas tu hogar patas arriba. Si tu casa no necesita una mano de pintura en las paredes, bastará con que te dediques a hacer pequeños cambios. Te darás cuenta que con modificar unos mínimos detalles, tu casa da un giro de 180 grados.

¿No sabes por dónde empezar? Pues echa un vistazo a los consejos que te proponemos a continuación.

Primero, prueba con los textiles

Una manera muy sencilla de provocar un interesante cambio de color a tu hogar pasa, sin duda alguna, por hacer pequeños cambios en los textiles. Puedes aprovechar el cambio de estación para dar a tus estancias un nuevo toque de color. Para la primavera-verano lo más lógico es apostar por tonalidades más frescas, tanto en cortinas como en cojines o colchas para la cama.

Para la habitación, por ejemplo, en IKEA tienes la opción de elegir tonos y estampados más florales, como la funda nórdica BLÅGRAN, motivos tropicales en fundas de cojín como la GILLHOV y dibujos que inviten a la alegría y el desenfado propio de los meses de verano, a través de conjuntos como los de la serie TOVSIPPA. Para el sofá más de lo mismo. A veces no hace falta plantearse adquirir una funda o tapizarlo de nuevo, con lo costoso que esto último puede llegar a ser. Prueba a cambiar las fundas de los cojines: verás que el cambio es sorprendente e instantáneo.

También puedes darle una vuelta a los manteles. Olvídate de los tonos oscuros y echa un vistazo a esta otra posibilidad: son telas por metros, que puedes comprar a tu gusto y que luego puedes convertir en divertidos manteles para la mesa. Si tienes cortinas y piensas que ya va siendo hora de renovarlas, también puedes optar por estas telas o bien elegir cortinas o estores en nuevas tonalidades. El cambio será rotundo.

¿Qué tal si renuevas ese viejo jarrón?

Quién dice ese viejo jarrón, dice ese marco de fotos que lleva veinte años y tres mudanzas compartiendo salón contigo. Los objetos decorativos pueden ayudarnos, y mucho, a dar color a cualquier estancia de nuestra casa. El truco está en saber combinar y contrastar los colores.

Puedes elegir, por ejemplo, nuevos marcos para tus fotos favoritas o seleccionar un nuevo y colorido cuadro que dé vida a tu salón. Tendrán un papel fundamental en esta renovación, por supuesto, los jarrones, floreros y otros objetos decorativos que quieras invitar a tu casa. Es importante que elijas bien los colores, teniendo en cuenta cómo son tus muebles, el color de las paredes y los textiles que has elegido.

En un estilo de decoración nórdico, por ejemplo, jugarán un papel mucho más acertado las tonalidades pastel, mientras que en ambientes más sofisticados, puedes apostar por el oro, con este sofisticado bol STOCKHOLM o probar con una de las últimas novedades que ha presentado IKEA, como por ejemplo este florero TONSÄTTA, soplado artesanalmente y elegante como pocos. Otra manera de dar color rápida y fácilmente a las diferentes estancias de tu casa es a través de las velas: elige las tonalidades que más encajen con tu salón, dormitorio o baño para cambiar por completo.

Muebles que dan otra vida

¿Cuántas vidas tiene tu salón? Probablemente más que los gatos. Pero, ¿sabías que puedes hacer cambios en el mobiliario para darle a esta estancia (y a cualquier otra, claro) un toque de color completamente renovado? Si te atreves con el cambio, puedes optar por sustituir esa vieja butaca por un sillón orejero, disponible en colores tan llamativos como elegantes: rojo, amarillo, verde oscuro… o incluso en estampados tropicales y florales. ¡Seguro que dan un toque absolutamente sofisticado a tu rincón de lectura!

Otra opción interesante para dar vida y color a cualquier estancia de la casa, como por ejemplo un salón o un despacho, puede ser el IKEA PS, un armario metálico en azul eléctrico; LIXHULT, una combinación de armario y estantería en blanco y fucsia o esta vitrina en blanco, HEMNES, que puede contrastar la mar de bien con cualquier pared que tenga un color intenso.

Juega con las luces

Los colores son importantísimos, sí. De hecho, será necesario que los elijas cuidadosamente. Sin embargo, tan importantes como las tonalidades son los puntos de luz con los que juegas. Si tienes previsto un cambio de color, también debes tener en cuenta un cambio de ambiente. Por lo general, se utiliza la luz blanca para zonas como la cocina, el baño, el pasillo o la zona de estudio. En cambio, la luz más cálida suele ser más conveniente para los dormitorios, el salón, el comedor o el recibidor.

Actualmente, es recomendable aprovechar estos cambios para pasar todas las luces a LED, puesto que con ello conseguiremos un ahorro energético considerable. Además, si vas a crear un nuevo rincón de lectura, un espacio para que los niños jueguen o un ambiente más romántico en la habitación, esta puede ser una buena ocasión para pensar en una nueva lámpara un pelín más sofisticada y colorida, VÄXJÖ; en soluciones que den más calidez a la zona descanso, como la lámpara de mesa LAUTERS o ANTIFONI, luces más intensas para el despacho o la mesa de estudio.

Bienvenidas las plantas

Si hay algo que dé color y vida a un hogar son, sin duda alguna, las plantas. Si eres de los que no aciertan una a la hora de cuidar tus amigas verdes, lo más probable es que hayas desechado esta opción nada más leerla. Pero no tienes de qué preocuparte: hoy existen plantas artificiales que imitan prácticamente a la perfección a las naturales y que pueden añadir a cualquier estancia de tu hogar frescor y vida.

Puedes elegir esta colección de macetas pequeñitas con cactus artificiales, FEKJA, perfectas para el baño o la cocina. Pero tienes a tu disposición muchas plantas artificiales que imitan el tomillo, el romero, el orégano o incluso unas margaritas rosa, que darán muchísima alegría a cualquier espacio de tu casa.

Pero si lo que prefieres es dar oxígeno a tu hogar, también puedes optar por plantas naturales que harán de tu casa un lugar más vivo y acogedor. Luego puedes elegir las macetas que más te gusten, siempre teniendo en cuenta los colores, puesto que estos complementos también te vendrán fenomenal para añadir el toque de color que tu hogar necesita.

Facebook Comments