17 mayo 2015

Según la encuesta “Hábitos de reciclaje 2015”, realizada por fotocasa, el 45% de los españoles que no recicla lo hace por la falta de espacio en casa. Sin embargo, no es necesario disponer de una vivienda muy grande para poder hacerle un hueco a esta importante tarea y colaborar con el cuidado del medio ambiente.

 

Encontrar nuevos rincones

Por mucho que se tenga una cocina pequeña, siempre se puede encontrar nuevos rincones que aprovechar. Unos huecos disponibles y muchas veces desperdiciados suelen ser la parte de debajo del fregadero, las esquinas, paredes, suelo y hasta algunos rincones de armarios empotrados. En el mercado se pueden encontrar multitud de cubos, papeleras o contenedores capaces de adaptarse al hueco disponible para el reciclaje en nuestro hogar.

Una idea habitual es utilizar el hueco bajo el fregadero para colocar el contenedor de basura orgánica. Sin embargo, también se puede optar por colocar un cubo con divisiones (o varios cubos de un tamaño más reducido) que permita la separación de los residuos: plástico, vidrio, orgánico y hasta papel. De hecho, existen infinidad de cubos extraíbles y/o giratorios con divisiones diseñados exclusivamente para este rincón.

rincon reciclaje

Foto: Ikea

 

Otra posibilidad es aprovechar cualquier esquina o rincón muerto de la cocina para colocar contenedores apilables, modulares o papeleras independientes con divisiones para la recogida selectiva de los residuos. La ventaja principal de esta opción es que se trata de un punto de reciclaje de fácil acceso, lo que ayuda al vaciado. Si se tienen estanterías abiertas en este espacio, siempre se puede optar por colocar los cubos o contenedores en la parte baja de estas, así no molestarán al pasar y su presencia será más disimulada.

rincon reciclaje

Foto: Ikea

 

Si no se dispone de mucho espacio en el suelo, siempre se puede optar por colocar módulos de pared, que no ocupan mucho, permiten pasar a todos los rincones con facilidad y proporcionan una mayor amplitud visual. Además, al ser modulares, se adaptan mejor al hueco disponible.

rincon reciclaje

Foto: Ikea

 

En el caso de tener un armario empotrado en la cocina, hay que tener precaución de no dejar en él basura orgánica u otro tipo de residuos que puedan generar malos olores. Para evitarlo, siempre hay que elegir cubos o contenedores con tapa; además, es recomendable colocar solo cubos vidrio (los envases deben estar limpios antes de tirarlos) y papel, y vaciarlos a menudo.

Si bien lo ideal es destinar un rincón en exclusiva al reciclaje, existen zonas como la despensa, que también pueden suponer ciertas ventajas a la hora de cumplir esta función: de esta forma puede estar oculta a la vista de los invitados y permite liberar espacio en el resto de la cocina.

 

Las pilas y bombillas, a parte

También hay que acordarse de disponer de espacio para reciclar las pilas y bombillas ya que, por su gran potencial contaminante, hay que separarlas del resto de residuos. Para ellas, lo mejor es tener cubos pequeños de reciclaje o, simplemente, tener unas bolsitas correctamente identificadas y almacenadas en cualquier rincón oculto y fuera del alcance de los niños.

rincon reciclaje

Foto: Ikea

 

Una opción para cada uno

Así, bolsas de plástico o rafia, que se acoplan las unas a las otra, contenedores apilables y modulares, cubos con varias divisiones, papeleras individuales, cubos extraíbles y/o giratorios para armarios y hasta las reutilizadas bolsas de la compra. No hay excusa. En el mercado existen multitud de elementos prácticos, a veces hasta bonitos y decorativos, que se ajustan a las necesidades de cualquiera y que permiten tener un pequeño rincón que ayude a cuidar el medioambiente.

 

Facebook Comments