15 marzo 2014

A la hora de recibir visitas, la primera impresión es la que cuenta. Por eso, se debe tener cuidado a la hora de decorar este espacio, muchas veces, olvidado. Hasta hace unos años, lo habitual era colocar aparadores y muebles pesados, pero, con la reducción del tamaño de los pisos, muchos han tenido que optar por otras alternativas…

Estanterías

Colocar pequeñas estanterías a la entrada de casa puede ser una opción muy práctica. Sólo hay que elegir aquellas que vayan con el tamaño disponible y la decoración de la casa. Para dar una sensación de mayor amplitud, se puede optar por unas que vayan colgadas a la pared.

 

Alternativas-al-recibidor_4

Foto: Rafemar

Baldas voladas

Las baldas voladas ofrecen múltiples posibilidades para los espacios reducidos, proporcionando una superficie de apoyo suficiente para las llaves o la correspondencia sin agobiar el espacio. Se encuentran en multitud de tamaños y colores, ajustándose a cualquier estilo. Además, algunas disponen de cajones encastrados.

Zapateros

Un zapatero a modo de recibidor es una buena opción multiusos: permite guardar los zapatos en su lugar nada más entrar en casa y disponer de una superficie de apoyo en la que dejar aquello que se quiere tener a mano antes de salir de casa, además de ciertos elementos decorativos. Resultan perfectos para entradas estrechas.

Cómodas
Una de las opciones más clásicas es la de la cómoda. Disponen de muchos cajones, perfectos para el almacenaje y la suficiente superficie de apoyo para llaves, teléfono, cartas y objetos decorativos varios. Es idónea para aquellos recibidores amplios, ya que otorga notoriedad al espacio.

 

Alternativas-al-recibidor_5

Foto: Rafemar

Armarios
Si se tiene la suerte de disponer de un recibidor amplio, lo ideal es optar por piezas de gran utilidad como los armarios, así se pueden dejar los abrigos, zapatos o paraguas sin agobiar el espacio. También resultan perfectos para aprovechar espacios muertos como los de las escaleras. Sus puertas pueden ser de espejo, lo que permite ampliar el espacio visualmente.

Muebles bajos volados
Hace años que los muebles volados están de moda. Al no ocupar una parte del suelo, son perfectos para ayudar con el almacenaje y proporcionar una superficie de apoyo sin agobiar el espacio.

Escritorios
Fuera del estudio, los escritorios también tienen unas funciones prácticas y altamente decorativas. Situados en recibidores amplios, además de servir como espacio de trabajo, pueden ayudar a organizar la correspondencia y a guardar todo aquello que se quiera tener a mano antes de salir de casa.

 

Alternativas-al-recibidor_9

Foto: Rafemar

Tocadores
Tal y como sucede con los escritorios, los tocadores ofrecen capacidad de almacenaje, superficie de apoyo y le dan un aire de notoriedad a la estancia. Típicos en hogares clásicos o vintage, además disponen de espejo, perfecto para antes de salir de casa. Es una opción perfecta para espacios abiertos y amplios.

Sillones, sillas o taburetes
Si no se tiene mucho espacio y no se necesita guardar nada, siempre se puede optar por colocar un sillón, silla o taburete a la entrada de casa. Combinados con percheros, lámparas y otros complementos pueden ser de gran utilidad a la hora de entrar o salir de casa, para el tiempo de espera de las visitas y para crear un pequeño y alternativo rincón de lectura. Además, genera una primera sensación muy acogedora.

Bancos o bancadas
Los bancos o bancadas proporcionan el espacio idóneo para cambiarse de calzado al entrar o salir de casa o para dejar el paraguas, chaqueta… Es una opción perfecta para entradas amplias de estilo rústico y cottage.

 

Facebook Comments