24 marzo 2020

Trabajar desde casa no es tan sencillo como puede parecer en un principio. Y si, además, hay niños en casa, es aún más complicado. A los consejos básicos para adaptarse al teletrabajo y para elegir el mejor lugar para montar tu oficina temporal, hay que tener en cuenta cómo combinar las necesidades de los más pequeños sin descuidar el desempeño profesional. 

Horarios y explicaciones en función de la edad

No es lo mismo tener en casa a adolescentes de secundaria que a niños de preescolar. La explicación de la situación será muy diferente para unos y otros. Con los más mayores se puede establecer un horario a lo largo del día para que hagan deberes, las tareas del colegio en papel o a través del aula virtual, lecturas, manualidades u otras actividades que pueden hacer más o menos por su cuenta y usar esas mismas horas para trabajar. 

En el caso de los más pequeños, es difícil que entiendan el cambio de rutina y que los adultos estén en casa pero no disponibles para jugar. En cualquier caso, intentar seguir una misma rutina todos los días puede ser útil para delimitar el tiempo de trabajo y el tiempo familiar. 

Un espacio para cada uno o todos a la vez

De nuevo, depende de la edad. Los que tengan tareas pueden compartir la misma estancia o incluso la misma mesa que los adultos que trabajan, pero si podéis estar en habitaciones diferentes, a todos os cundirá más. Marcad unos tiempos de silencio y trabajo y otros para preguntar dudas, comentar algo o descansar. Con los más pequeños toca aprovechar las horas de su descanso para poder rendir más.

Por turnos, cuando duermen y con música

Si hay más de una persona adulta teletrabajando en la misma casa, y los horarios laborales son flexibles, se pueden establecer turnos para estar con los niños y para trabajar. Madrugar mucho, aprovechar las horas de la siesta si la hacen y cuando se hayan ido a la cama por la noche puede ser otra opción, si el horario de la empresa lo permite. Unos auriculares con música pueden ayudar a aislarse del ruido del resto de la casa. Pretender silencio absoluto de niños pequeños es una aspiración irreal. 

Sé realista y prioriza

A la hora de trabajar, separa entre lo importante y lo realmente urgente. A todo va a ser difícil llegar, así que hay que dar prioridad a lo verdaderamente fundamental. 

Fuera las culpas

Los expertos coinciden: fuera culpas. Vivimos un momento excepcional y cada cual se adapta lo mejor que puede. No hay que sentir culpabilidad por ampliar un poco las horas permitidas de televisión y pantallas, ni por no llegar a todo como nos gustaría. 

Tiempo para ellos

Durante algún descanso a lo largo del día y cuando acabe la jornada laboral es momento de realizar actividades conjuntas con los peques de la familia. Jugar, seguir juntos alguna clase de gimnasia online, inventar coreografías, montar un escape room en casa o cocinar entre todos son algunas de las cosas que se pueden hacer cualquier día de la semana. Este momento es difícil para todos y hacer cosas divertidas es imprescindible para personas de todas las edades. 

Facebook Comments