16 julio 2020

El verano es la mejor prueba de fuego para comprobar si nuestra casa está bien aislada del calor. Una de las cosas que más irrita a los españoles durante esta época del año es el calor y no es de extrañar, ya que en España, el 75% del parque inmobiliario se construyó antes de que estuvieran en vigor las primeras Directivas sobre eficiencia energética y el 80% de esos edificios seguirá en pie en 2050, fecha en la que la Unión Europea se propone alcanzar la neutralidad de emisiones. De los 10 millones de edificios existentes con 26 millones de viviendas (18 millones principales) sólo un 5% están construidas atendiendo al Código Técnico de la Edificación; un 40% están construidas con la normativa básica de 1979 y un 55% sin ninguna normativa.

Por este motivo, a la hora de mitigar el calor y estar a gusto en casa, habitissimo te presenta algunos trucos para mantenerla fresca y bien aislada del calor sofocante del verano.

Aire acondicionado o ventiladores

El verano ya está aquí y habrá días donde el calor será tan sofocante que no podremos estar en casa. Estos días son los días que debemos tirar de aire acondicionado y/o ventilador. Pero recuerda que antes de encender el aire acondicionado por primera vez debes limpiar los filtros de los para eliminar bacterias y microorganismos, así como la suciedad acumulada durante el invierno. Además, debes asegúrate de que no tiene fugas de gas y funciona correctamente. Si no funciona, te recomendamos que contactes con un profesional lo antes posible para que pueda ayudarte y no te veas muerto de calor en casa. Y eso sí, recuerda que no debes bajar el aire a menos de 24º porque si lo haces cada grado de menos aumentará tu consumo entre un 7 y un 10%, afectando directamente sobre tu bolsillo.

Si no dispones de aire acondicionado los ventiladores son una muy buena opción para dar tregua al calor. Hay que tener en cuenta que siempre que tu casa no suba de los 30 grados los ventiladores refrescan el ambiente de manera saludable.

Los toldos, los grandes escuderos contra el calor

Los toldos pueden ayudarnos a afrontar el calor del verano, ya que estos permiten bajar la temperatura interior hasta 10 grados. Instalarlo en las ventanas o en terrazas nos permitirá tener nuestra vivienda más aislada y conseguir así que el calor no se cuele dentro de casa. Antes de instalar un toldo hay que tener en cuenta el tipo de tela que se elija. La tela acrílica o microperforada, será la que permitirá que filtre el mayor número de rayos del sol y permita una óptima ventilación para no crear en tu ventana o balcón el temido efecto invernadero.

toldos casa fresca durante el verano

¿Fachadas y paredes calientes? ¡Hay solución!

Como hemos mencionado antes el 75% del parque inmobiliario se construyó antes de que estuvieran en vigor las primeras Directivas sobre eficiencia energética en España. Dependiendo del año de construcción de tu edificio y de sus materiales, tu casa puede ser más o menos vulnerable a las altas y bajas temperaturas, ya que se encontrará más o menos aislada.

Si tu vivienda no está correctamente aislada existen soluciones aislantes que no requieren de grandes obras, como la celulosa o fibra de madera que cada vez se utilizan más en viviendas ubicadas en zonas donde el calor es excesivo. Consulta con los especialistas en este sector, pero generalmente son obras relativamente sencillas que se desarrollan en uno o dos días, con efectos inmediatos.

Pies fresquitos

Otro punto a tener en cuenta son los suelos dependiendo del material con el que esté fabricado el suelo de tu casa, su temperatura será una u otra. Por ello, si tienes que cambiar el suelo de tu casa y no quieres pasar calor, una apuesta segura son los suelos de gres o mármol y conseguirás estar fresquitos. Si no quieres levantar el suelo, siempre tienes la opción de los vinílicos o el microcemento, siendo mucho más frescos estos últimos.

Si no quieres cambiar el suelo pero quieres estar fresco recuerda que fregar el suelo justo antes de acostarse refresca el ambiente.

En verano, ventanas cerradas

Sabías que si tus ventanas y puertas están bien aisladas puedes ahorrar hasta un 40% en la factura de la luz. Los cristales finos o los cerramientos que ya no funcionan, harán que la casa se caliente rápidamente y los aires acondicionados tengan que aumentar su potencia (aumentando su consumo) para conseguir estar fresco. Por este motivo, es “casi” obligatorio por el bien del medio ambiente y de nuestros bolsillos invertir en dobles ventanas o un acristalamiento formado por dos capas de vidrio y una cámara de aire en medio que los separa para conseguir un buen aislamiento.

Complementos que nos ayudan a estar fresquitos

El color de la pared, la ropa de cama, las plantas... son elementos que pueden ayudarnos a mantener nuestra casa fresca cuando asoma la ola de calor. Unos cuantos trucos que os compartimos son por ejemplo pintar las paredes de color claro, qye aue así acumulan menos calor que las pintadas de color oscuro. En cuanto a la ropa de la cama hay que apostar por el lino o la seda que son materiales más finos y a su vez más frescos. En cuanto a las plantas hay que apostar por plantas de hojas grandes y verdes como Sanseviera, Ficus o Ciso, ya que nos ayudarán humedecer el ambiente creando así un  a crear un microclima dentro de nuestro hogar.

Facebook Comments