Tiempo de lectura: 3 minutos

La pandemia nos ha demostrado la importancia de vivir en un entorno cómodo y funcional. En este sentido, la distribución de la cocina ha jugado un papel fundamental durante el tiempo que hemos pasado sin poder salir de nuestras casas y muchos se han planteado una reforma urgente tras sufrir durante meses carencias de sus cocinas.

Reformar la cocina para incluir una isla es uno de los cambios más habituales desde hace años, ya que esta distribución es de las más prácticas a nivel funcional y al mismo tiempo atractivas en cuanto a diseño. Pero ¿cuáles los pros y contras a la hora de adquirir una isla?

Isla en la cocina

Delta Cocinas

Ventajas de las cocinas con isla

  • Consigue una cocina funcional. Las cocinas con islas presentan una distribución funcional que convierte a la habitación en un espacio polivalente. Esto es esencial en la actualidad, ya que, desde el confinamiento, lo que antes era una cocina ahora también hace función de oficina y de sala de juegos. Además, la isla se suele utilizar al mismo tiempo tanto para separar ambientes como para mesa de comedor.
  • Gana espacio y orden. Este tipo de distribución nos permite ganar espacio auxiliar a la hora de cocinar que, salvo algunas cocinas distribuidas en península, ningún otro diseño ofrece. Además, una de sus ventajas más significativas es que permiten multiplicar el espacio de almacenamiento, ya que la parte frontal de la isla se suele diseñar con baldas, armarios o estanterías. Esto permite mantener la habitación ordenada.
  • Si buscas comodidad, esta es tu cocina. En cuanto al diseño y la ergonomía, la mayor ventaja de la isla es que si alberga zona de cocción, trabajo y fregadero, podemos completarla a nuestra espalda con unos muebles columna en la pared con horno, micro y frigorífico, lo cual hace que con un mínimo gesto o giro de hombros podamos tener acceso a todos los electrodomésticos de la cocina.
Cocinas con isla

Delta Cocinas

Inconvenientes de incluir una isla en la cocina

  • Alternativas para cocinas pequeñas. La falta de espacio es uno de los impedimentos a la hora de instalar una isla en la cocina.  En España no todo el mundo puede distribuir su cocina en isla, ya que el modelo general de vivienda de pisos de 90 metros cuadrados no lo permite. En estos casos, la alternativa a la isla suele ser la barra de cocina, que nos permite ganar una superficie de trabajo extra y abrir nuestra cocina al salón sin necesidad de tener una casa grande y amplia.
  • Mobiliario para todos los bolsillos. Aunque es cierto que las islas de cocina no son de los muebles más baratos, hoy en día hay multitud de opciones de diferentes precios que se adaptan a los gustos, necesidades y presupuestos de todos.
  • Abre y cierra tu cocina cuando quieras. El hecho de utilizar un open concept para cocina-salón puede que a veces nos limite la intimidad. Sin embargo, las puertas escamoteables nos permiten separar las habitaciones cuando lo deseemos y disfrutar de las ventajas de una cocina abierta sin renunciar a la privacidad.
COMENTARIOS