4 junio 2019

La tecnología está en nuestro día a día para hacernos la vida más fácil. Sin embargo, mientras que en estancias de la casa como el salón o la cocina la tenemos totalmente interiorizada, seguimos reformando el baño con los mismos elementos que nuestros abuelos.

Por eso, a la hora de plantearnos una renovación en el baño es bueno tener en cuenta que ya existen soluciones capaces de hacer evolucionar el concepto tradicional de esta estancia a la que, hasta ahora, le hemos estado dando un papel meramente funcional.

Pensemos en elementos cotidianos. Por ejemplo, la campana extractora. Sin duda, es un elemento imprescindible de cualquier cocina. Entonces, ¿por qué en el baño seguimos aguantando los malos olores o peor, los ahogamos con métodos tan prehistóricos como abrir la ventana o tan contaminantes como rociar el ambiente con aerosoles?

La solución es tan sencilla como instalar un módulo atrapaolores que va integrado directamente en la cisterna empotrada, detrás del pulsador. Se coloca sin necesidad de usar herramientas y lo que hace es atrapar los malos olores directamente desde su origen, desde el interior del inodoro.

Después, purifica el aire a través de un filtro de panal cerámico y lo devuelve completamente limpio al baño, garantizando un ambiente fresco y agradable. Además, se activa de manera automática al detectar que un usuario se ha sentado en la taza, gracias a que tiene un sensor de proximidad incorporado que, para mayor comodidad, incorpora una luz de orientación LED.

Si recurrimos a estas soluciones, no solo estamos ganando en comodidad sino que estamos contribuyendo a la protección del medio ambiente.  Más aún si optamos por incorporar también el accesorio para insertar en el agua de la cisterna pastillas sin cloro ni componentes oxidantes, que aportan un plus de frescor en cada descarga  sin contaminar el agua que va hacia el alcantarillado. Con detalles como estos se conseguirá el baño mejor en diseño y en eficiencia al que todos aspiramos.

Facebook Comments