10 septiembre 2019

Septiembre es como enero: el mes de los buenos propósitos e intenciones tras el parón de las vacaciones de verano. ¿Que nos hemos sobrepasado con las comidas? Pues toca empezar dieta y el gimnasio. ¿Que queremos renovarnos espiritualmente? Pues nos apuntamos a yoga. ¿Que nos ha fascinado otra cultura? Pues compramos libros para indagar más sobre su historia. Y así, una larga lista de to-do’s que acaba con la redecoración del hogar. Que tanta energía hay que canalizarla de algún modo… ¡Te sugerimos 10 propósitos para renovar tu casa y tu espíritu en septiembre!

Tener un calendario para organizarlo todo

Septiembre es sinónimo de la vuelta al cole, al trabajo, a los trámites burocráticos y gestiones de todo tipo… Claramente, necesitas un calendario para que no se te olvide nada. Un calendario grande, que puedas colgar en la pared y garabatear lo que haga falta, pero que, al mismo tiempo, decore. 

Llevar un estilo de vida más sostenible

Imaginamos que muchos habéis viajado a auténticos paraísos naturales y eso os ha hecho reflexionar sobre la importancia de ser más respetuosos con el medio ambiente. Así que te has propuesto aparcar el coche e ir en bici al trabajo, ¡enhorabuena! Ahora solo necesitas un sistema para guardar la bici en casa que sea útil y, además, decore. ¿Qué te parecen estas opciones?

Regalarse pequeños placeres

Si te has pasado medio verano balanceándote en una hamaca y te ha parecido un verdadero placer, ¿por qué no poner una en tu casa, que puedas disfrutar durante todo el año? Cada vez más hogares se atreven a incluir una hamaca o una silla colgante en su decoración interior. Proporcionan un nuevo espacio de relax y un elemento decorativo más que original. Lo único que se debe tener en cuenta es que el sistema de anclaje sea seguro y resistente. Y tú, ¿te atreves?

Empezar el gimnasio, aunque sea en casa

La falta de tiempo es la principal excusa para no ir al gimnasio. Pero si te lo montas en casa, ya no tendrás motivos para escaquearte de este nuevo propósito de septiembre. Las opciones son amplias: desde reservar un rincón del salón para poner una bicicleta estática y una esterilla, a dedicarle una habitación de la casa entera. Eso ya dependerá de tus posibilidades, pero si tienes la buhardilla desaprovechada o una habitación como trastero, plantéate dedicar esos espacios a montar tu propio gimnasio en casa.

Comer más sano

Es absurdo intentar llevar un estilo de vida más saludable sin cuidar tu alimentación, ¿no crees? Deporte y nutrición van de la mano. Por eso, proponte hacer realidad ese huerto urbano que siempre has querido tener en casa. No hace falta empezar por un gran cultivo, prueba primero con hierbas aromáticas y alguna hortaliza, y a medida que te vayas aficionando, incrementa tu producción. Comprobarás lo satisfactorio que es comer sano y de tu propio huerto.

Leer más

En verano se dispara la venta de libros. Eso es porque durante las vacaciones tenemos suficiente tiempo libre como para disfrutar más y mejor de la lectura, ya sea en la playa o en la terraza de casa. Leer es un hábito saludable para la mente y el espíritu que no deberíamos abandonar cuando volvemos al estrés de la rutina. Por eso, anímate a montar un bonito rincón de lectura en tu casa, te motivará a seguir leyendo fervorosamente todo el año.

Volver a estudiar

¿Te has dado cuenta de que tu inglés está oxidado? ¿Crees que ha llegado el momento de estudiar eso que siempre te gustó, pero que nunca hiciste porque no tenía salida laboral? Pues enhorabuena, porque septiembre es el mes idóneo para empezar todo tipo de cursos académicos. Recupera la ilusión por tener tu propio escritorio y zona de trabajo. ¡Te sentirás como un universitario/a!

Poner tu terraza en condiciones

Nunca es tarde para poner tu terraza en condiciones, que aún quedan por disfrutar muchos días de sol a lo largo del otoño. Así que, si no te pusiste las pilas en primavera y se te han pasado los meses volando, septiembre te da una nueva oportunidad. ¡No le falles!

Librarse de todas las cosas innecesarias

Algunos destinos vacacionales pueden hacerte cuestionar tu forma de ver la vida. Y no hace falta irse a visitar una tribu indígena, te puede suceder en cualquier pueblo de España donde su gente aún conserva valores, como la sencillez y el vivir con lo justo y necesario. Esto, traducido a un nuevo propósito, significa que hagas limpieza de lo material en casa y te deshagas de todo aquello que realmente ni usas ni necesitas. Dónalo, regálalo o recíclalo y opta por una decoración más minimalista, que no sature la energía de tu casa.

Escúchate y actúa

Seguro que llevas años odiando el suelo de tu casa, los muebles de la cocina o los azulejos del baño, pero no haces nada y te pones excusas tipo: ahora no puedo gastar, no tengo tiempo, mejor el año que viene, es un piso de alquiler… y así, un largo etcétera. Deja de lamentarte y actúa; en habitissimo te hemos demostrado cientos de veces que se pueden lograr grandes cambios por muy poco dinero. Desde la obra seca a los revestimientos baratos o de imitación de materiales, pasando por todo lo que puedes hacer tú mismo con bricolaje casero. Anímate, ¡verás que satisfecho/a te quedas!

Facebook Comments