31 agosto 2016

Este es sin duda uno de los mejores momentos para contratar préstamos personales, ya que el tipo de interés aplicado por las entidades financieras ha alcanzado ya niveles precrisis. Si ya tienes un préstamo vigente y tu perfil de solvencia es bueno, también puedes aprovechar esta tendencia para refinanciarlo con otro crédito y ahorrar una cantidad considerable de dinero en intereses.

Si bien es cierto que pedir un préstamo con un interés menor para mejorar las condiciones de otro vigente no es lo más habitual, esta es una de las pocas opciones de las que dispones si quieres pagar menos por un crédito con un precio excesivo. A continuación, de la mano del comparador HelpMyCash.com te mostramos cómo puedes ahorrar al máximo si decides refinanciar un préstamo personal.

Mantener o acortar el plazo de reembolso

Es probable que, cuando pidas el nuevo préstamo, la entidad te ofrezca modificar el plazo de reembolso para devolver el dinero en más o menos tiempo del establecido. En estos casos, lo más indicado es mantener o reducir el tiempo de vida del crédito al consumo que contrates, pues así se devengarán menos intereses durante el mismo período u otro más corto y, por tanto, pagarás menos.

En el siguiente ejemplo podrás ver cuánto dinero ahorrarías si refinanciases un crédito al 10 % TAE, con 5.000 € pendientes por pagar en cuatro años, con un préstamo personal al 8 % TAE. Con el primero, pagarías 1.087,06 € en intereses, mientras que con el segundo solo tendrías que abonar 859,12 € de más, por lo que ahorrarías 227,94 €. Si el crédito anterior tuviera una comisión por cancelación del 1 %, tendrías que restar su coste al ahorro, que quedaría en 177,94 €.

Refinanciar préstamos

Reducir la cuota mensual no sale a cuenta

Si te decantas por pagar una cuota más baja por el nuevo préstamo personal, se generarán intereses durante más tiempo, así que a la larga es probable que pagues más dinero. Tomando como referencia el caso anterior, si devolvieras esos 5.000 € en seis años, la mensualidad sería menor, pero pagarías 1311,92 € en intereses, por lo que en vez de ahorrar, acabarías abonando 224,86 € más que si no refinanciaras el crédito.

Costes de la refinanciación

Cuando hagas cuentas para averiguar cuánto dinero ahorrarías si refinanciases un préstamo con otro más barato, es importante que tengas en cuenta los costes asociados a la operación.

En general estos son los gastos a los que tendrás que hacer frente cuando pidas un crédito personal para cancelar otro:

  • La compensación por cancelación anticipada. Es la comisión que tendrás que pagar a la entidad con la que tienes el préstamo vigente cuando lo canceles para refinanciarlo, aunque no todos los bancos te la cobrarán. Por ley, en los créditos al consumo este recargo no puede superar el 1 % del capital amortizado (o el 0,5 % si queda un año o menos para que venza el plazo).
  • Las comisiones de estudio y apertura del nuevo crédito. También es posible que el banco que te conceda el nuevo préstamo te cobre por los trámites y gestiones realizados durante la operación.
  • Los gastos de vinculación. Si el crédito que pides para refinanciar otro incluye productos vinculados, deberás añadir su coste al precio final.
  • Los pagos a terceros. Si firmas el contrato del nuevo préstamo ante un notario, también deberás abonar sus honorarios.

Además, como recomendación general, siempre es recomendable que leas atentamente el contrato del nuevo préstamo para saber cuáles serán todos sus costes. Así evitarás tener que pagar por gastos no deseados.

Facebook Comments