25 febrero 2019

Fomento de la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables: estas son algunas de las finalidades de las hipotecas verdes. Lo eco está de moda y el sector de la vivienda también quiere sumarse a este estilo de vida con hipotecas especiales para los edificios y viviendas eficientes.

Las promotoras ya han empezado a ofrecer nuevas promociones de viviendas comprometidas con el medio ambiente. Incluso algunos bancos como Triodos Bank ya cuentan con créditos especiales para este tipo de casas. Este compromiso con la eficiencia energética también ha entrado en la Ley Hipotecaria de forma que el Gobierno quiere impulsar los préstamos verdes que ofrezcan mejores condiciones a este tipo de viviendas.

En 2018, la Comisión Europea puso en marcha el Plan de Acción sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes (EeMAP) en el que colaboran hasta 37 entidades financieras, que acumulan el 45% de las hipotecas que se firman en Europa, y 23 organizaciones del sector inmobiliario con el fin de empujar este tipo de créditos.

 

Qué es una hipoteca verde

Son un tipo de préstamos hipotecarios que favorecen la compra de inmuebles que son energéticamente eficientes. Estos créditos también están indicados para la reforma de pisos con la finalidad de volverlos más eficientes. En el caso de la mejora de las viviendas es un punto muy importante ya que la casa se revalorizará económicamente, por lo que será un bien mejor valorado en el futuro.

Según los expertos, las hipotecas verdes permitirían reducir el gasto medio de los hogares en unos 4.000 euros además de ayudar a reducir la contaminación en España lo que ayudaría a nuestro país a cumplir con los objetivos de París 2020.

 

 

Ventajas de las hipotecas verdes

Tipos de interés más atractivos. Si el diferencial de la hipoteca variable es un 1% en el caso de la certificación más alta (A+, lo que supone una vivienda construida de manera sostenible y que emite menos de 10,1 kilos de CO2 por metro cuadrado y consuma una cantidad de kilowatios-hora por metro cuadrado inferior al 25% con respecto a la clase E), será del 1,24% con la certificación peor, es decir, la G.

Entidades como Triodos Bank, Caja Rural de Navarra o la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) destacan que los clientes que compren una vivienda con certificación A o B pueden conseguir una bonificación de hasta 10 puntos en el conjunto de su préstamo. Además, para acceder a este tipo de crédito las entidades podría requerir solo un 5% de ahorros y no el 20% que se necesita para acceder a la financiación de una vivienda normal.

En el caso de las vinculaciones y los plazos, las ofertas de préstamos verdes no difieren mucho de los que podemos encontrar para una vivienda normal.

 

Futuro sostenible

Las hipotecas verdes son más baratas porque el ahorro en el consumo de energía en la vivienda garantizaría un ahorro que serviría para pagar la propia hipoteca. Además, con este tipo de medidas se estaría invirtiendo en el valor de la propia vivienda, y a su vez, abogando por un futuro más sostenible con edificios y viviendas sostenibles y con impactos ambientales reducidos.

Facebook Comments