15 Octubre 2014

Dejar de pagar la hipoteca puede convertirse en un verdadero problema a medio plazo: los intereses de demora cuentan desde el primer día del impago y aumentan a medida que pasa el tiempo. Además, el banco también cobrará comisiones por notificar los retrasos del pago de la cuota, con lo que la deuda irá haciéndose cada vez mayor. Pero, ¿qué hacer cuando resulta imposible pagar?

Existen algunas alternativas que se puede negociar con el banco:

 

Una quita

Esta medida implica la exención en el pago de una parte de la deuda. Es complicada de conseguir, pero si se accede a ella, es la mejor opción. Aquellos que puedan acogerse al Código de Buenas Prácticas bancarias y cuya cuota sea superior al 60% del sueldo de la unidad familiar lo tendrán mucho más sencillo.

 

Un período de carencia

Durante un tiempo concreto- que puede ser de años-, el hipotecado puede pagar únicamente los intereses, pero sin tener que devolver el dinero. Con este método se consigue una importante reducción en la cuota, pero también implica pagar más intereses por más tiempo.

 

Una ampliación del plazo

Siempre que el plazo máximo sea inferior a los 40 años –el mayor que puede encontrarse ahora mismo-, puede negociarse una ampliación del mismo. Las consecuencias son similares a las del período de carencia: una cuota reducida, pero también una deuda por más tiempo.

 

Una reunificación de deudas

Al reunificar deudas, se consigue una única cuota que incluya todas las que haya podido contraer la familia: tarjetas de crédito, otros préstamos, y por supuesto, la hipoteca. La cantidad a pagar cada mes se reduce, pero la deuda total aumenta. También hay que tener en cuenta que esta opción implica una serie de gastos adicionales, como las comisiones de cancelación de la hipoteca antigua o las de apertura de la nueva, en caso de tenerlas.

 

Para consultar cualquier caso concreto, lo mejor es optar por ponerse en contacto de forma gratuita con expertos en foros y comunidades como la de iAhorradores, donde responderán todas las dudas sobre el tema.

 

El primer paso de prevención es la elección adecuada de la hipoteca

Guía sobre hipotecas

 

Artículo de Yaiza López-Huerta, colaboradora de iAhorro.

 

Facebook Comments