26 marzo 2019

La compra de una vivienda suele ser la operación económica más importante en la vida de un ciudadano. Después de elegir la casa hay que buscar el préstamo hipotecario que mejor se adopte a nuestras necesidades. ¿Tipo fijo, variable o mixto? ¿mejor a 30 años o a 20 años?

Una vez elegido el tipo de préstamo y el periodo de financiación, la operación de compraventa implicará unos gastos para el comprador que no se especifican en el precio del inmueble. En el caso de una vivienda nueva también habrá que afrontar otros pagos.

Si la vivienda elegida es de segunda mano, el comprador será el que tendrá que afrontar la mayoría de los gastos de la operación. Es muy importante tener presente este gasto antes de iniciar el proceso de compraventa para que no surja ningún imprevisto.

 

 

Gastos derivados de la compraventa de la vivienda

Si la vivienda se ha encontrado a través de una agencia inmobiliaria, el primer gasto que habrá que asumir es el pago de estos servicios. La mayoría de las inmobiliarias suele cobrar un 3% del valor de la casa. Algunas de inmobiliarias dividen este porcentaje entre el comprador y el vendedor, esto dependerá de su política de costes ya que este porcentaje no está regulado por ley.

Los gastos de notaría, de registro y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) también deberá pagarlos el comprador. El fututo propietario de la vivienda podrá elegir al notario que quiera para que este autorice la escritura pública de compraventa. Este documento es necesario para inscribir la vivienda en el Registro Público de la Propiedad.

Los honorarios de los notarios están regulados por el Estado y el coste de este servicio solo depende del precio del inmueble. Suelen rondar entre los 500 y los 1.000 euros, según el precio del inmueble.

Otro de los gastos asociados con la compra es el que se deriva de inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad. Su coste varía en función del precio de la vivienda, se puede pagar entre los 100 euros hasta 500 euros.

Por último, para finalizar la compraventa de una vivienda nos quedaría pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Se trata de un impuesto autonómico que varía en función del lugar en el que adquiramos la vivienda, pero oscila entre el 6% y el 10%.

Si la vivienda es nueva no es necesario pagara el ITP, en este caso se paga el IVA correspondiente. En el caso de las viviendas nuevas hay que pagar un 10% del valor de la casa, si la vivienda es de protección oficial el IVA baja hasta el 4%.

 

Cuánto cuesta alquilar un piso y cómo financiar los gastos

 

Gastos derivados de la concesión de una hipoteca

Cuando no se puede pagar el coste de una vivienda al contado hay que recurrir a pedir un préstamo hipotecario. Los gastos de los préstamos hipotecarios han sido tema de debate en los últimos meses. Tal ha sido su repercusión que el Gobierno ha tenido que regularlos mediante una nueva Ley de Crédito Inmobiliario también conocida como Ley Hipotecaria.

A día de hoy, los bancos solo tienen que pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Cuando la Ley Hipotecaria entre en vigor, sobre el mes de mayo, los bancos deberán asumir también los gastos de gestoría, notaría y registro. El cliente solo deberá asumir el coste de la tasación. Sin embargo, en las últimas semanas varias entidades ya se han adelantado a la ley y ya asumen estos gastos, incluso algunos suman la tasación.

Este nuevo reparto de gastos supone un ahorro para los clientes. Ahora solo tendrá que pagar la tasación que ronda entre los 300 y los 600 euros. La partida del IAJD es la más elevada y depende de cada comunidad autónoma. Esta cantidad puede variar entre los1.500 euros hasta los 6.000 euros en función del préstamo y de la comunidad en la que esté la vivienda. El resto de los gastos podrían suponerle a la entidad un coste entre los 1.000 y los 3.000 euros.

Facebook Comments