1 Octubre 2014

Más de 11 millones de familias no tienen acceso a los créditos hipotecarios más asequibles que existen en el mercado, según un informe de kelisto.es, que señala que los ingresos que exige la banca para contratar una hipoteca cierran la puerta de la financiación a millones de hogares en España.

Según los expertos de este portal, 8,43 millones de familias no ganan lo suficiente para acceder a los préstamos que ofertan los 10 grandes bancos del país, que requieren unos ingresos mínimos de 1.549,06 euros de media al mes.

La situación se agrava en el caso de las hipotecas que aplican los intereses más económicos del mercado: para acceder a ellas, las entidades exigen unas ganancias de 2.300 euros mensuales, lo que provoca que 11,33 millones de hogares no puedan contratarlas.

A día de hoy, el número de hipotecas que concede la banca ronda las 18.000 al mes, un 85% menos de las que se firmaron en mayo de 2007 (116.550), antes de que estallara la crisis económica. Esto ha ido acompañado de una bajada del importe medio otorgado por las entidades, en línea con la caída de los precios de la vivienda.

Así, mientras que la hipoteca media firmada en mayo de 2007 era de 150.810 euros, las que se están registrando este año son por una media de 99.164 euros, un tercio más bajas.

La portavoz de Finanzas Personales de kelisto.es, Estefanía González, ha señalado que en los últimos meses, muchas entidades han anunciado rebajas en sus diferenciales o han lanzado nuevas hipotecas con intereses más bajos que los aplicados hasta ahora.

“El problema es que, incluso las ofertas más baratas del mercado no solo siguen siendo más caras que las que se ofertaban antes de la crisis económica (con diferenciales que van del 1,65% al 1,89%) sino que, además, imponen elevadas exigencias para poder disfrutar de los intereses, sobre todo en cuanto a la vinculación con la entidad y a los ingresos mínimos exigidos”, ha detallado.

 

Hipotecas baratas

Los analistas de kelisto.es indican que de las diez hipotecas más baratas del mercado, cinco exigen unos ingresos mínimos para poder disfrutar de las condiciones ofertadas. En concreto, requieren de unas ganancias de 2.300 euros al mes, lo que cierra la puerta a los 11,33 millones de familias que ganan menos de 2.000 euros, a las que habría que sumar las que ingresan entre 2.001 y 2.299 euros, cuyos datos no están desagregados en las estadísticas oficiales.

Por lo que respecta a las hipotecas de los grandes bancos, cinco de los 10 préstamos que se ofertan también exigen ingresos mínimos, en línea con lo que sucede con las más baratas. De media, estos productos requieren de unas ganancias de 1.549,06 euros, lo que impide que los 8,43 millones de familias que ganan menos de 1.500 euros puedan acceder a ellas en las condiciones publicitadas por los bancos. La hipoteca más exigente en este sentido es el Préstamo Hipotecario de Banco Popular, que cuenta con un diferencial mínimo del 2,25%.

En el mercado también existen algunas hipotecas que sí se adaptan a la realidad salarial de los hogares españoles, pero con muy distintas condiciones. De media, los 10 préstamos adaptados a los ingresos medios de los españoles más interesantes (teniendo en cuenta su diferencial mínimo y sus ingresos) aplican unos intereses de Euríbor+2,21%.

 

Peores condiciones

El inconveniente de estas hipotecas “para todos” es que sus condiciones, generalmente, son peores que las que ofrecen las más atractivas del mercado. De media, estos préstamos aplican un diferencial máximo que es 0,38 puntos superior al de las más baratas del mercado (2,98% frente a 2,60%) y un diferencial mínimo que empeora en 0,41 puntos al de las ofertas más “económicas” (2,21% frente a 1,80%).

El informe de kelisto.es concluye que la actual oferta hipotecaria condena a los que tienen menos recursos a pagar préstamos más caros. En la práctica, una familia que pidiera una hipoteca por el valor medio que se solicita en España (99.164 euros a 21 años) y que sólo pudiera optar por los préstamos adaptados a la realidad salarial del país, pagaría una cuota mensual de 520,92 euros al mes, es decir, 6.251,04 euros al año.

En cambio, quien pudiera acceder a una de las más baratas, tendría que abonar una cuota mensual de 500,87 euros y 6.010,44 euros en todo un ejercicio. Eso significa que durante el primer año un consumidor con bajos ingresos habría pagado 240 euros más (+4%) por su hipoteca de lo que hubiera abonado uno con elevados ingresos.

 

Facebook Comments