17 julio 2018

La riqueza financiera neta de las familias españolas se situó en 1,31 billones de euros en el primer trimestre de 2018, prácticamente la misma cifra que en igual periodo de 2017. No obstante, en términos intertrimestrales (primer trimestre de 2018 sobre cuarto trimestre de 2017), la riqueza de los hogares se ha reducido un 1,2%.

Según ha informado este lunes el Banco de España, la riqueza de las familias equivale al 116% del PIB, cifra 4,6 puntos inferior a la de un año antes.

La riqueza de los hogares se mantiene por encima de los niveles previos a la crisis económica, ya que en el primer semestre de 2007, justo antes del comienzo de la recesión, rozaba el billón de euros.

Los activos financieros totales de las familias, antes de descontar la deuda que poseen, alcanzaron los 2,133 billones de euros entre enero y marzo, un 0,2% menos que hace un año y un 0,9% inferior a la cifra del último trimestre de 2017.

El Banco de España explica que este descenso se debe a la adquisición neta de activos financieros por valor de 19.000 millones de euros durante los últimos cuatro trimestres, que se vio «más que compensada» por la devaluación del precio de los activos en 24.000 millones de euros, especialmente los de renta variable.

En relación con el PIB, los activos financieros totales de los hogares e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares (ISFLSH) representaron un 181,6% en el primer trimestre, lo que supone casi ocho puntos porcentuales menos que un año antes. Mientras, los pasivos se situaron en 771.886 millones de euros, lo que supone una caída interanual del 0,5% y del 0,3% intertrimestral.

 

Baja la deuda de los hogares

Por su parte, la deuda bruta de las sociedades no financieras y de los hogares e ISFLSH alcanzó 1,83 billones de euros al finalizar el primer trimestre, cantidad equivalente a un 156,4% del PIB y 9,4 puntos porcentuales por debajo de la ratio registrada en el mismo trimestre del año anterior.

Por sectores institucionales, la deuda no consolidada representó en el mismo período un 95,9% del PIB en las sociedades no financieras (si se excluyeran los préstamos interempresariales, la ratio sería un 77,2%) y un 60,5% en los hogares e ISFLSH.

 

Efectivo y participaciones

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba a finales del primer trimestre en efectivo y depósitos (40% del total), seguido de participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (17%) y participaciones en fondos de inversión (15%).

Las participaciones en fondos de inversión fueron el componente que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (con un aumento de 1,2 puntos porcentuales) en el último año, mientras que el peso de las participaciones en el capital fue el que más cayó (-1,8 puntos).

Hasta el primer trimestre y en términos acumulados de cuatro trimestres, las operaciones financieras netas de los sectores residentes presentaron un superávit de 24.000 millones de euros, equivalente al 2% del PIB, igual que en el conjunto de 2017.

Por sectores institucionales, las sociedades no financieras y el sector de hogares e ISFLSH obtuvieron unos saldos positivos del 2,2% y del 0,4% del PIB, respectivamente. Las instituciones financieras mostraron un superávit del 2,4% del PIB, mientras que el sector de las administraciones públicas registró un déficit del 2,9% del PIB en el mismo período.

Facebook Comments